Agramunt considera "grotesco que tenga que ser el Tribunal de Cuentas quien reprenda a Zapatero por el uso de aviones del Estado mientras sigue ahogando a las familias"

Agramunt considera
Icono fecha
08-06-2010

8. jun. 2010.- El portavoz del Grupo Territorial del Partido Popular de la Comunitat Valenciana en el Senado, Pedro Agramunt, ha considerado “grotesco que tenga que ser el Tribunal de Cuentas quien reprenda al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por usar aviones del Estado con fines políticos, mientras que sigue ahogando a las familias con sus medidas económicas”, aunque espera que sirva para que el Ejecutivo deje de hacer uso de este servicio por motivos partidistas, como ya ha denunciado el PP en varias ocasiones.

Agramunt se ha pronunciado así en relación a la recomendación que ha hecho el Tribunal de Cuentas de que se regule legalmente el uso de los aviones del Estado porque “excede a los gastos electorales del Estado, que ya otorgan subvenciones a los partidos”, ha explicado.

Para el dirigente popular es “vergonzosa” la “voracidad” con la que Zapatero se aprovecha de los recursos públicos, mientras las familias “siguen haciendo cola en las listas del paro”. “El coste del uso de un avión militar sale de las arcas públicas, las pagan todas las personas, incluso las que no tienen recursos económicos por la mala gestión del Gobierno, las que han perdido su trabajo o los mayores a los que les han bajado su pensión”, ha lamentado.

En este sentido, ha criticado que al jefe del Ejecutivo “no le tiembla el pulso para bajar las pensiones y subir el IVA, mientras usa los fondos estatales para viajes electorales”. De hecho, ha recordado que Zapatero, entre otras ocasiones, usó un avión del Estado para desplazarse al mitin que el PSOE realizó en el pabellón Fuente de San Luis de Valencia en mayo de 2009.

En esta ocasión, según ha indicado el senador valenciano, “no sólo lo usó para desplazar a su séquito, sino también a sus compañeros de partido, como el que fuera entonces cabeza de lista del PSOE al Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar”.

Agramunt ha reprochado que, igualmente, la vicepresidenta María Teresa Fernández De la Vega usara un avión militar para hacer campaña en la Comunitat durante las generales de 2008, “inmersa en la consigna socialista de que la crisis no existía y maquillando sus desplazamientos para hacer campaña como si fueran actos como cargo del Gobierno”. Al respecto, ha lamentado que, después de la campaña, De la Vega, “prácticamente, no ha vuelto a aparecer por la Comunitat, ni en medio oficial, ni privado ni en transporte público”.

El uso de medios públicos para hacer campaña política es, para el senador valenciano, “un atropello a todos los ciudadanos, que muestra de forma gráfica el tipo de acciones en las que Zapatero ha dilapidado el dinero que heredó del PP y le ha llevado a tomar medidas drásticas e improvisadas”.

Ha destacado que, por el contrario, el PP propone una reducción del 30% de las subvenciones públicas que los partidos reciben durante las campañas electorales, para evitar el “desastre económico” de los ciudadanos, pero ha matizado que esta medida se puede adoptar “siempre que el Gobierno no destine ese dinero a maquillar de gasto público sus actos de partido”.
 

Compartir