Bonig: “El Consell aplica el rodillo ideológico y el chantaje con el decreto de plurilingüismo”

Bonig: “El Consell aplica el rodillo ideológico y el chantaje con el decreto de plurilingüismo”
Icono fecha
21-09-2016

• La Síndica denuncia la falta de transparencia en la elaboración del borrador. “No han contado con la oposición. En Educación practican una política sectaria y de adoctrinamiento”
• Bonig anuncia movilizaciones en las tres provincias y afirma que el PPCV acudirá al juzgado
• Gascó: “Este decreto provoca menos oportunidades a las familias. Teniendo en cuenta la carrera de Marzà no nos extraña este intervencionismo” 

21. sept. 2016.- La portavoz del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts, Isabel Bonig, ha denunciado hoy que el Consell “aplica el rodillo ideológico y el chantaje con el decreto de plurilingüismo”.

   Bonig se ha pronunciado así en los pasillos de Les Corts, donde ha valorado junto a la portavoz de Educación, Beatriz Gascó, el borrador de decreto de plurilingüismo presentado ayer por el Gobierno valenciano. La Síndica ha afirmado que en este borrador “falta transparencia y participación, y esto ya no es una cuestión de Marzà. Si él lleva una política sectaria y de adoctrinamiento es porque Puig y Oltra lo permiten, como parte de esa hoja de ruta que tienen diseñada para la imposición del modelo de inmersión lingüística en la Comunitat”.

   Bonig ha reiterado que a los grupos de la oposición “no se nos ha dado participación y estamos hartos y cansados, porque Puig y Oltra llegaron a la Generalitat hablando de participación y no cuentan con el principal partido de la Comunitat Valenciana, que es el PPCV”. “Es rodillo de izquierdas, ideológico, y así lo denunciamos, y además mostramos nuestra indignación porque este borrador es un chantaje a las familias”, ha indicado. “No queremos la imposición de una lengua sobre otra, en el PPCV creemos en la libertad y esta comunidad tiene dos lenguas oficiales, el castellano y el valenciano que se tienen que dar en igualdad. Establecer la inmersión lingüística, en zonas castellanoparlantes que estaban exentas por la Llei d’Ús que se ha respetado 20 años es imposición”, ha agregado.

   La Síndica popular ha subrayado que el decreto de plurilingüismo de igualdad “era el del PPCV, con un 33% de castellano, de valenciano y del inglés. No saber hoy inglés es restar oportunidades y este decreto resta oportunidades”. “Este decreto es de un sectarismo y chantaje que no vamos a consentir”, ha manifestado Bonig, quien ha anunciado que el PPCV hará actos en las tres provincias para movilizar a todo el partido. La inmersión es el modelo separatista de Cataluña que Marzà, Puig y Oltra quieren imponer y que ha sido declarado ilegal por el Supremo”, ha añadido.

Acciones en los tribunales

Asimismo, ha indicado que el PPCV irá a los juzgados. “Estamos estudiando las posibilidades legales para impugnar cuando sea decreto, porque de momento es borrador, y apoyaremos a los padres, a las plataformas y a la Mesa de la Educación para que se garanticen los derechos”. La portavoz ha recordado que en el PPCV “hablamos valenciano y lo defendemos, pero queremos que se respete el castellano y que los niños no tengan dos líneas, una de calidad que sea en valenciano y en inglés y otra de menos calidad que será la de castellano e inglés, porque no es justo. Los niños deben tener de salida las mismas oportunidades. Mostramos nuestro rechazo a este borrador porque es un chantaje a los padres y al profesorado”.

   Bonig también ha hecho referencia al anuncio formulado la semana pasada por el President de la Generalitat, Ximo Puig, de un gran pacto educativo, y ha recordado que “si hubieran querido pactar el GPP ha presentado una propuesta de Ley educativa y el Consell ha dicho que no. Y además este borrador no ha sido consensuado, así que en una semana las palabras del President se las lleva el viento”.  

   Por su parte, la portavoz de Educación del GPP, Beatriz Gascó, ha asegurado que va a haber inmersión lingüística. “Nos sorprende el objetivo de jerarquizar los centros, van a dar recursos y van a incentivar al profesorado en función del nivel de valenciano que se consiga. Este tipo de situaciones provoca que las familias tengan menos posibilidades de elección, porque en un mismo centro no podrá haber línea en castellano y línea en valenciano, todo tiene que ser igual y por lo tanto las familias pierden la capacidad de elegir”.
  
   “Esto es grave. Con el anterior sistema se podía decidir y votar de forma anónima y ahora las familias no tienen capacidad de elección. Nos preocupa también saber cómo va a quedar la planificación de la educación”, ha indicado. “Hay intervencionismo y no es normal que sea la Conselleria la que decida en qué colegio estudian los niños, en qué nivel, nos lo dan todo hecho y la autonomía de los centros brilla por su ausencia”, ha añadido.

   “Hay además otro apartado –ha manifestado Gascó- el que dice que todos los centros educativos se dirigirán a todo el mundo en valenciano. El intervencionismo va unido al adoctrinamiento, aquí no se habla de cuestiones puramente lingüísticas, va más allá. Teniendo en cuenta la carrera de Marzà no nos extraña”, ha concluido.

Compartir