Bonig: “Las medidas del Consell solo buscan enfrentar a los valencianos”

Bonig: “Las medidas del Consell solo buscan enfrentar a los valencianos”
Icono fecha
28-04-2016

•“Xarxallibres es un modelo chapucero que ha llevado a la confusión a las familias”.”
•“El Consell de Ximo Puig es un desastre que resulta perjudicial no solo para los intereses de los valencianos sino también para los alcaldes”

 

28. abril. 2016.- La Síndica del Grupo Parlamentario Popular, Isabel Bonig, ha señalado que “el Consell es profundamente sectario y todas las medidas que adopta tienen como objetivo enfrentar unos valencianos frente a otros”. 
 
    La Sïndica Popular ha indicado en su pregunta al president de la Generalitat en el Pleno de Les Corts que “el Consell de Ximo Puig es un desastre que resulta perjudicial no solo para los intereses de los valencianos sino también para los alcaldes. Es un Consell desnortado, falto de agilidad, y profundamente sectario porque todas las medidas que adopta tienen como objetivo enfrentar a unos valencianos frente a otros”.
 
    Bonig ha acusado a Puig de “no conocer la palabra lealtad institucional porque firma decretos que afectan a las diputaciones sin contar con ellas y no le informa al principal partido de la oposición pese a sus compromisos de comparecer en Les Corts para explicar el modelo de financiación y convocar la comisión de seguimiento. Por no hablar del nepotismo que invade el Consell. El nuevo modelo se ha convertido, en menos de un año, en enchufar a los familiares”.
 
    La Síndica popular ha señalado que “el Consell adopta medidas improvisadas” y ha puesto como ejemplo “la chapuza de Xarxallibres con la que están obligando a los alcaldes a incumplir la ley. El caos es total. En Orihuela por ejemplo no se pueden tramitar las ayudas porque no lo permite la dirección general de presupuestos, en ayuntamientos de la provincia de Castellón deliberadamente no dan el número de cuenta y en otros municipios Hacienda va a emitir un informe en contra sobre la sostenibilidad financiera”.
 
    Bonig considera que “la verdadera intención de Xarxallibres era la de lanzar una campaña populista a pocos meses de las elecciones. Hay una tremenda descoordinación y desconocimiento de la realidad porque hay muchas familias que no han cobrado todavía un euro”.
 
    Por su parte, la diputada Beatriz Gascó ha calificado este programa como “un modelo chapucero que ha llevado a la confusión a las familias”. Maria José Catalá ha indicado que genera cuatro problemas: le endosaron el problema a los ayuntamientos, les obligan a prevaricar, convierten a los docentes en revisores de libros y el cuarto problema es que hay ayuntamientos que compensan las deudas con las familias con xarxallibres. Sirve para hacer caja con las familias más necesitadas. ¿Eso es rescatar a las personas o a los ayuntamientos?” ha preguntado.

Compartir