Bonig: “Si algo define el primer año del Consell es más impuestos, el ataque a la educación concertada y la demonización de las iniciativas que generan empleo”

Bonig: “Si algo define el primer año del Consell es más impuestos, el ataque a la educación concertada y la demonización de las iniciativas que generan empleo”
Icono fecha
20-05-2016

19, mayo, 2016.- La presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha asegurado que si algo define el escaso primer año de gobierno del Consell que dirigen Ximo Puig y Mónica Oltra con el ‘mando a distancia’ de Podemos es “más impuestos, el ataque a la libertad en la figura de la educación concertada y la demonización y paralización de las iniciativas empresariales que generan empleo”.

 

Isabel Bonig ha realizado estas manifestaciones durante su intervención en la jornada “Un año de gobiernos autonómicos. Malas prácticas de gobiernos extremistas, buenas prácticas de gobiernos populares” que ha celebrado el PP en Palma de Mallorca y que ha presidido Mariano Rajoy.

 

Bonig ha asegurado que el modelo de ‘gobierno a la valenciana’ que ha  querido vender Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Mónica Oltra “no es otra cosa que un gobierno que ha dado la espalda a las personas nada más llegar al poder, un gobierno paralizado por las vendettas internas entre consellers y cargos del PSOE y Compromís, y un gobierno más preocupado en enchufar a los suyos que en resolver los problemas de la gente”.

 

“Ni una sola de las iniciativas que ha planteado el Consell en estos meses ha tenido como objetivo mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas. Sólo les interesa mirar al pasado para lanzar cortinas de humo con las que esconder su incapacidad y justificarse ante sus jefes”, ha añadido.

 

La presidenta del PPCV ha lamentado, también, “los casos de nepotismo con contrataciones de familiares y amigos que se han  convertido en práctica habitual en el gobierno de Puig y Oltra. Decían que venían a cambiarlo todo y sólo se han preocupado de cambiar la situación de sus amigos”.

 

Isabel Bonig ha repasado algunas de la decisiones que ha tomado el Consell en este periodo como ejemplo de malas prácticas de un gobierno dominado por extremistas. “Han subido los impuestos y han rebajado o eliminado bonificaciones y exenciones para familias numerosas, y han anunciado una reforma fiscal que incluye una tasa al turismo que no se atreven a aprobar por encontrarnos en periodo electoral”.

 

“Además – ha continuado-, por primera vez se aprueba un presupuesto de la Generalitat sin previsión de creación de empleo, y que recoge una línea ficticia de 1.325 millones sin ningún rubor para cuadrar los gastos con los ingresos y el déficit autorizado”.

 

Por otro lado, ha lamentado la “constante demonización” de iniciativas empresariales e inversiones productivas generadoras de empleo: “Por acción u omisión, inversiones privadas de 2.500 millones de euros se han ido o se irán de la Comunitat Valenciana en breve porque ni tan siquiera les recibe, y con ello la posibilidad de generar más de 32.000 nuevos empleos”.

 

Del mismo modo, ha citado el “caos y la inseguridad jurídica que generan con sus decisiones, como la de los horarios comerciales que afecta a un sector que representa el 11% del PIB y da trabajo a 350.000 personas. Son incapaces de ponerse de acuerdo entre PSOE, Compromís y Podemos para regular esta cuestión y en lo que llevamos de legislatura ya han cambiado de criterio hasta en tres ocasiones con el perjuicio que ello ocasiona a empresas y trabajadores”.

 

Asimismo, la dirigente popular se ha mostrado muy crítica con “los ataques a la libertad y el adoctrinamiento que definen la política educativa del Gobierno Valenciano. En esto sí que se han mostrado diligentes y eficaces. En solucionar problemas no, pero en crearlos sí”.

 

“Han decidido acabar con el distrito único, que garantizaba la libertad de los padres para elegir centro educativo para sus hijos; han empezado la escolarización de 0 a 2 años en colegios que no están preparados para cubrir las necesidades de los bebés para acabar con la iniciativa privada; y han eliminado 46 unidades concertadas  de las cuales el 90% eran de carácter religioso”.

 

Finalmente, en materia sanitaria, ha recordado que quieren rescindir la concesiones sanitarias en la Comunitat, en concreto 5 que dan servicio a un millón de ciudadanos y que permiten un ahorro de 160 millones de euros al año: “Sin esperar a que finalicen los contratos quieren recuperar esas concesiones, y eso cuesta 700 millones de euros y la destrucción de 5.000 puestos de trabajo directos”.

 

Compartir