Casanova: “Cerrar Cofrentes a corto plazo produciría incrementos de coste de la tarifa e impactos ambientales inasumibles”

Casanova: “Cerrar Cofrentes a corto plazo produciría incrementos de coste de la tarifa e impactos ambientales inasumibles”
Icono fecha
29-03-2017

• El Portavoz de Industria, Vicente Casanova, plantea que sean los organismos técnicos competentes quienes informen sobre la seguridad y fiabilidad de la nuclear

29. marzo. 2017.- El portavoz de Industria del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts, Vicente Casanova, ha señalado, tras aprobarse la propuesta de los grupos Socialista, Compromís y Podemos de cerrar la Central Nuclear de Cofrentes en 2021 que “estamos ante un claro ejercicio de demagogia, cargado de ideología, pero carente de cualquier valoración cuantitativa de sus consecuencias”.

   Casanova ha indicado que “los datos nos permiten concluir que cerrar Cofrentes en el año 2021, cuando todavía no se dispone del suficiente parque renovable para suplir su producción, traería tres grandes y graves consecuencias inmediatas. En primer lugar, con el cierre de las nucleares españolas, se estima que se incrementaría la tarifa en un 25%, como ha ocurrido en Alemania. Como media, una familia tendría que pagar unos 600 € más al año. En segundo lugar con la paralización del parque nuclear español se incrementarían las emisiones de CO2 en un 50%, cuando los acuerdos de Kioto y de París nos obligan a reducirlas en un 20% en 2020 y un 30% en 2030. Y en tercer lugar para la sustitución de CN Cofrentes por energía eólica, harían falta 2.040 molinos de 1,5 MW o instalar paneles solares ocupando una superficie de 26.000 Ha, es decir, 35.000 campos de fútbol. Teniendo en cuenta que en los 2 últimos años no se ha instalado ningún molino ni apenas placas fotovoltaicas, no parece que sea factible hacerlo en 4 año”.

   Para Vicente Casanova “resulta evidente que, hoy por hoy, las renovables no están en disposición de suplir la aportación de esta Central (y del resto de nucleares) al Sistema Eléctrico Nacional. La posición del Partido Popular es ir incrementando la aportación de las renovables, tanto como se pueda, e ir configurando un nuevo mix energético que nos permita cumplir con los objetivos medioambientales de emisiones de CO2 y garantizar el funcionamiento fiable del sistema eléctrico, clave para el desarrollo del país”.
    Para el portavoz popular, el cierre apresurado tendría tres graves: impacto ambiental, impacto en la fiabilidad y seguridad del Sistema Eléctrico e impacto económico en la tarifa o coste de la energía para los consumidores”.

   Según Casanova, “sustituir la energía renovable por Ciclos Combinados, como ha defendido Compromís, llevaría a fuertes incrementos de las emisiones de CO2 y, por tanto, al incumplimiento de los compromisos ambientales, que obligan a nuestro país a reducciones del 20% en 2020 y del 30% en 2030. Y, hoy por hoy, no hay potencia renovable instalada suficiente para suplir el cierre de las nucleares españolas. Y en caso de la Comunitat Valenciana, la paralización del Plan Eólico por el Gobierno del Botánic ha provocado que en los 2 últimos años no se haya instalado ni un solo MW renovable. Otro tanto ocurriría con la tarifa que, al tener que recurrir en gran medida al gas natural (ciclos combinados), se incrementaría sensiblemente, del orden del 25%, como ha ocurrido en Alemania, o como ocurrió a finales del pasado mes de enero ante la fuerte bajada de producción de eólica por falta de viento”.

    Para el portavoz popular “esta propuesta sería ambientalmente un desastre, pondría en riesgo la operación y la sostenibilidad del Sistema Eléctrico y, encima, generaría unos importantes incrementos de la tarifa eléctrica. No estamos ante una proposición razonable ni razonada. Hay que seguir incrementado el parque de renovables, claro que sí, pero en 2021 crearíamos un colapso del sistema eléctrico si se cerrase Cofrentes u otras nucleares españolas”.

   Por último, Vicente Casanova ha resaltado que “lo único tranquilizador de la PNL es que, dado que en nuestro país el periodo de funcionamiento de una central nuclear no tiene un plazo definido o limitado por Ley, será el Gobierno de España quien, a la luz de los oportunos informes, tome la decisión de prorrogar la autorización de funcionamiento, como hicieran los Gobiernos Socialistas de Felipe González en 1985 y de Rodríguez Zapatero en marzo de 2011… Afortunadamente esta decisión la tomará un Gobierno Central responsable, con criterios técnicos, ambientales y económicos rigurosos, y no obedecerá a ocurrencias demagógicas de quienes gobiernan a golpe de improvisación y de ideología, como es el Gobierno que estamos sufriendo los valencianos”.

 

Compartir