Castellano: "El valencianismo forma parte del ADN del PPCV"

Castellano:
Icono fecha
26-12-2013

26. diciembre. 2013.- El secretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Serafín Castellano, ha asegurado que “el valencianismo forma parte del ADN del PPCV, y todo lo que sea potenciar la cultura, la historia, el patrimonio y las señas de identidad de los valencianos es una cuestión fundamental”.

 

  El secretario general del PPCV ha acompañado a la consellera de Educación, Cultura y Deportes, María José Català, en la reunión con la Comisión de Señas de Identidad del PPCV en la que también han participado jóvenes de Nuevas Generaciones de la Comunitat Valenciana, para conocer la asignatura Cultura del Poble Valencià, una propuesta que Castellano ha calificado como “muy positiva” y cuyo objetivo es “potenciar nuestra cultura y tradiciones”.

 

 “Creemos en la autoestima de ser y sentirnos valencianos”, ha afirmado Castellano quien ha añadido que “el único partido que defiende los intereses de la Comunitat y el valencianismo es el PPCV, mientras otros partidos se dedican a menospreciar nuestros símbolos y nuestras señas de identidad”.

 

  En este sentido, el secretario general del PPCV ha añadido que “vamos a seguir haciendo un valencianismo útil, es decir, vamos a seguir defendiendo a ultranza nuestras señas de identidad y nuestros símbolos, pero también vamos a seguir defendiendo otras cuestiones como son las inversiones, las infraestructuras o la financiación que la Comunitat Valenciana necesita, porque ese es el verdadero valencianismo”, ha concluido.

 

  Por su parte, Català ha asegurado que es “desconcertante” que “el PSPV se oponga a una asignatura que en su día, con una configuración legislativa educativa distinta, ellos mismos propusieron, y además también es desconcertante que no conozcan la realidad legislativa actual,  que nos lleva a hacer cambios en la arquitectura del sistema educativo, y este tipo de iniciativas son normales”.

 

  Por último, la consellera ha señalado que se trata de “críticas como siempre poco constructivas, de poco contenido pedagógico, y de voltaje únicamente político”.

 

Compartir