Catalá critica la "tomadura de pelo de Peralta en materia de seguridad" y exige agentes formados y la inversión prometida en nuevas comisarías"

Catalá critica la
Icono fecha
06-07-2010

06 jul. 2010.- La coordinadora del Partido Popular de la Comunitat Valenciana María José Catalá ha criticado hoy la “tomadura de pelo” del delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, al “anunciar a bombo y platillo el aumento de efectivos pese a que son agentes en prácticas” y exige “policías formados y la inversión prometida en nuevas comisarías”.

Catalá ha lamentado que Peralta “se sienta satisfecho de su actuación en la Comunitat, cuando los agentes que incorpora para cubrir las demandas del periodo estival son todos en prácticas y muchas de las comisarías de la autonomía se encuentran en estado casi ruinoso”.

De esta forma, ha manifestado que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero “juega con la seguridad de los ciudadanos”, ya que “no ha cumplido su promesa realizada en 2008 de construir una comisaría de Guardia Civil en los municipios de más de 30.000 habitantes.

Así, ha comentado que en la Comunitat Valenciana son 11 los municipios de más de 30.000 habitantes (Torrevieja, Villena, San Vicent del Raspeig, Burriana, Vall d’Uixó, Alaquàs, Petrer, Villajoyosa, Javea, Santa Pola y Manises), por lo que “hay 270.000 valencianos que no tienen acceso a una seguridad en condiciones y que son tratados como ciudadanos de segunda por los socialistas”.

En este sentido, ha recordado que, en concreto, el ayuntamiento de Torrevieja “se vio obligado a sufragar la cesión de los terrenos y la redacción del proyecto de una comisaría, para lo que invirtió 2,7 millones de euros, y el Ejecutivo socialista se negó a iniciar la construcción de esta infraestructura de seguridad, aduciendo problemas económicos”.

“Estos problemas, sin embargo, no han afectado a otros 12 ayuntamientos españoles, la mayoría gobernados por el PSOE, en los que el Gobierno de Zapatero ha invertido más de 80 millones para las obras de nuevas comisarías desde que aparcó la de Torrevieja”, ha apostillado Catalá, quien ha criticado el “sectarismo que prima en el Ejecutivo socialista, que este año destina cinco millones menos que en 2009 a las infraestructuras de seguridad”.

La dirigente popular ha recriminado que “tengan que ser los propios ayuntamientos los que asuman las competencias estatales y faciliten las instalaciones para los agentes, pese a que en estos momentos atraviesan por graves problemas económicos generados por la negación del Gobierno de revisar la financiación local y la limitación del crédito”.

Por último, Catalá ha afirmado que esta situación tiene consecuencias en la seguridad, puesto que “las condiciones laborales y el hacinamiento en cuarteles insalubres genera desconcierto y un deterioro de la efectividad de los cuerpos policiales”.

 

Compartir