Costa pregunta al PSPV si va a apoyar el modelo de financiación "sectario" de Zapatero que "da a cada valenciano 260 euros mientras que a cada catalán le da 543"

Costa pregunta al PSPV si va a apoyar el modelo de financiación
Icono fecha
22-07-2009

22. julio. 2009.- El secretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Ricardo Costa, ha preguntado al PSPV si va a apoyar el modelo de financiación “sectario” de Zapatero que “da una financiación per cápita a cada valenciano 260 euros mientras que a cada catalán le da 534 euros”

Costa se ha manifestado de esta manera tras la reunión que ha mantenido con el vicepresidente económico del Gobierno valenciano, Gerardo Camps, y el comité de dirección del partido para tratar el modelo de financiación autonómica confeccionado por el Ejecutivo de Zapatero. Así, ha asegurado que este debate es “vital”, ya que “afecta a cualquier competencia”.

Asimismo, ha recordado que en la confección del “sudoku autonómico” los socialistas han demostrado que “no saben jugar porque han colocado todos los números en la casilla de Cataluña y han perjudicado claramente a la Comunitat Valenciana” y

Del mismo modo, el dirigente popular ha asegurado que “el problema no era Solbes y no es Salgado, sino que el problema de Zapatero y su servilismo claro para garantizar su estabilidad con partidos minoritarios como ERC, estabilidad en temas como los Presupuestos Generales del Estado (PGE) o la próxima presidencia europea”.

Costa ha señalado que “esos tornillos al sillón de Moncloa tienen las iniciales ERC” y, en este sentido, se ha preguntado “con el sello de ERC, si van a ver recortes en las inversiones de los PGE para la Comunitat Valenciana, si España en vez de acercarse a Europa se va a alejar más del corazón de Europa acortando proyectos valencianos con clara dotación europeísta”.

Un modelo “sectario”

Así, ha lamentado que el modelo de financiación de Zapatero, “en realidad es el modelo de Carod-Rovira, porque apuesta por el sectarismo, la marginación, por dejar a la Comunitat al margen, por hacer discriminaciones entre españoles, por sacar una parte de España fuera de ella y por anexionarlo con otra parte de España que ellos denominan Païssos Catalans. Ese es el modelo que ha aprobado el señor Zapatero”.

El secretario general de los populares valencianos ha exigido al secretario general del PSPV, Jorge Alarte, “si le parece justo que a efectos de financiación un valenciano le cueste a Zapatero una tercera parte que un catalán”.

Costa se ha preguntado si “es esa la justicia que van a defender mañana en la Comisión Permanente los socialistas valencianos, es la justicia que quieren para la Comunitat Valenciana” y ha añadido “no vivimos en un país donde un ciudadano español, independientemente de donde viva, tiene los mismos derechos para recibir el mismo nivel de servicios ya sea castellonense, valenciano, alicantino, extremeño, andaluz o catalán”.

El dirigente popular ha asegurado que “no queremos quitarle ni un solo céntimo a Cataluña, creemos que si van a recibir 3.800 millones de euros nos alegramos porque van a poder financiar mejor sus competencias, nosotros tenemos derecho a recibir 2.400 millones de euros”, ya que si no es así “hay sectarismo y servilismo político”. “No es un ataque entre comunidades como intentan hacer ver los socialistas, sino que es un ataque directo y brutal a la justicia social de este país”.

Costa ha destacado que la posición del Gobierno valenciano y el PPCV es “la defensa de justicia social”, pues “no queremos enfrentarnos a nadie porque nos consideramos iguales que ellos. Bien por los catalanes, bien por todos aquellos que hayan conseguido más recursos, pero nosotros queremos exactamente lo mismo”.

Las tres Españas de Zapatero

En este sentido, el dirigente del PPCV ha indicado que “para Zapatero al menos hay tres Españas: una la de ERC, otra la de las CCAA socialistas y otra la del resto, entre ellas la Comunitat Valenciana que son las que nos llevamos las migajas de un modelo cerrado y atornillado con independentistas y con personas que nos quieren meter en un ente como Païssos Catalans que no representa constitucionalmente a nadie”.

Costa ha señalado “que podemos esperar de una negociación cerrada en esos parámetros”, por ello, el Grupo Parlementario Popular va a presentar un decálogo en materia de financiación en el mes de septiembre y, también, en los próximos días, vamos a presentar una moción en los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana para pedir fundamentalmente que se reconozca la población inmigrante, la población en cuanto a desplazados, que se reconozcan los dependientes valencianos, que se reconozca nuestra población real, es decir, más recursos acorde a las necesidades reales de la Comunitat”.

Por su parte, el vicepresidente económico del Gobierno valenciano, Gerardo Camps, ha señalado “la Comunitat estará a la cola en financiación per cápita” y ha retado al PSPV a que explique “cómo la Comunitat va a alcanzar la media de financiación a través del Fondo de Competitividad”, ya que “las comunidades autónomas por encima de la media también recibirán dinero de este”.

En cambio, según ha manifestado Gerardo Camps, el resultado ha sido un modelo que hace que la Comunitat Valenciana esté a la cola de la financiación per cápita de las Comunidades Autónomas”.

Además, ha recordado que el secretario general de los socialistas tres días antes del Consejo General de Política Fiscal y Financiera afirmó que el modelo beneficiaba a la Comunitat Valenciana, mientras que al día siguiente se dio cuenta de que no era así y entonces afirmó “que la Generalitat había negociado mal la financiación”. Así, ha subrayado que se trata “de un modelo a la carta”, que se ha conseguido con peajes políticos y pagando réditos políticos.

“Zapatero incumple una vez más con la Comunitat”, ha lamentado el vicepresidente económico, quien se ha preguntado “por qué un valenciano vale un tercio que un catalán o la mitad que un andaluz”. En definitiva, este es “un modelo que consagra la desigualdad entre ciudadanos e insolidaridad entre territorios”.

Modelo injusto e insolidario

Gerardo Camps ha manifestado que este es un acuerdo “que aumenta la insolidaridad con la Comunitat Valenciana y la desigualdad de los valencianos respecto a otros ciudadanos de España”. Ha explicado que es un acuerdo por tanto injusto porque el crecimiento de la población no ha resultado la variable fundamental a la hora de revisar el actual modelo de financiación”.

Gerardo Camps ha destacado que el Gobierno no ha explicado porque la financiación del coste sanitario de los españoles desplazados a la Comunitat Valenciana no se ha incluido en el sistema y ha explicado que la Comunitat recibe alrededor 4 millones de euros por la atención sanitaria prestada a los españoles que tienen que ser atendidos en la Comunitat, mientras que el coste es de 200 millones de euros, y el resto “es sufragado por el esfuerzo de los valencianos con sus impuestos”.

Dentro del criterio de la población, Gerardo Camps se ha referido a la población dependiente, explicando que el Gobierno central solo contempla aquellos dependientes reconocidos como tales hasta abril de 2009, por lo que la población que la Comunitat reconozca a partir de abril hasta finales de año como dependiente no es contemplada como tal por el sistema. De esta manera, en estos momentos, la Comunitat no recibirá financiación, ya que “no existen ni cuentan para Zapatero”.

Asimismo, ha remarcado que el Gobierno tampoco ha valorado la inmigración como criterio a tener en cuenta en el modelo de financiación.
“Cuando en el Consejo de Política Fiscal Financiera le preguntamos al Gobierno porque estas cuestiones no habían sido tenido en cuenta, obtuvimos la callada por respuesta”, ha concluido Camps.
 

Compartir