Císcar afirma que "el único error en el ayuntamiento de Elche es que Soler siga en la alcaldía" y asegura que "las nuevas facturas reflejan la forma habitual del PSPV de hacer política"

Císcar afirma que
Icono fecha
11-11-2010

11. nov. 2010.- El vicesecretario General del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, José Císcar, ha afirmado hoy que “el único error en el ayuntamiento de Elche es que Alejandro Soler siga en la alcaldía” y ha asegurado que “las facturas que el Tribunal Supremo ha ordenado acumular a la causa que se investiga en la Audiencia reflejan la forma habitual del PSPV de hacer política”.

   Císcar se ha pronunciado de esta manera en relación a la última información aparecida sobre el “caso de las facturas” de Soler y ha criticado que el primer edil “no haya dicho la verdad en el juzgado, porque sabía que no eran sólo dos facturas las que emitió con cargo a las arcas públicas para pagar su campaña electoral”.

   De hecho, ha continuado, “fue el propio Soler quien encargó al interventor que pidiera la devolución del dinero público con el que había pagado sus reportajes en diversos medios de comunicación, al conocer la denuncia que había realizado el PP”.

   Así, ha manifestado que “los errores administrativos a los que había aludido Soler han sido una burla a los ciudadanos, como ya se está demostrando, porque 23.000 euros en publicidad no se deben a ningún error sino a un abuso de poder con el que todos los ilicitanos pagaban la campaña del alcalde socialista”.

   El dirigente popular ha reprochado el “cinismo” del primer edil ilicitano, que ha estado “declarando en un juzgado y desviando la atención de sus conciudadanos, mientras daba órdenes para que desde el consistorio se reclamase el dinero público con el que había pagado su campaña”.

   Por ello, ha instado al secretario general del PSPV, Jorge Alarte, a “dejar de mirar hacia otro lado y cesar al que todavía sigue siendo su número dos, porque ha mentido a los ciudadanos, se ha intentado burlar de la justicia y también está intentado engañar al propio Alarte”.

 

Compartir