Císcar exige a los tránsfugas de Benidorm que dejen el ayuntamiento y pide a Pajín que dimita por auspiciar una moción que pone contra las cuerdas los valores democráticos

Císcar exige a los tránsfugas de Benidorm que dejen el ayuntamiento y pide a Pajín que dimita por auspiciar una moción que pone contra las cuerdas los valores democráticos
Icono fecha
22-07-2010

El vicesecretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, José Císcar, ha exigido hoy a los tránsfugas socialistas del Ayuntamiento de Benidorm que “abandonen inmediatamente el consistorio”, al tiempo que ha pedido a la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, que “dimita por auspiciar una moción de censura que pone contra las cuerdas los valores democráticos”.

Císcar se ha pronunciado así tras conocer la conclusión de la Comisión del Pacto Antitransfuguismo, en la que todos los partidos han votado por unanimidad el dictamen del Comité de Expertos en que expone que el caso de Benidorm es “el caso más claro de transfuguismo”.

En este sentido, el dirigente popular ha declarado que “se ha acabado el paripé que habían montado para hacerse con el poder del consistorio benidormí” porque hasta sus propios compañeros de partido “han reconocido que se trata de una farsa inasumible”.

“Las triquiñuelas de Pajín impulsadas por sus ansias de poder han tocado fondo y no puede hacer otra cosa que reconocerlo y abandonar su cargo y pedir a sus apadrinados que salgan del ayuntamiento que robaron sin ningún tipo de ética”, ha aseverado.

El dirigente popular ha lamentado que, pese a ser “un caso de libro”, el equipo de Gobierno tránsfuga de Benidorm pidiera un aplazamiento del dictamen del Pacto Antitransfuguismo por “no haber sido oídos”, cuando “no han tenido la decencia de dar ninguna explicación ni a los ciudadanos de por qué impulsaron esta moción de censura”.

Se trata, ha dicho, de una “forma más de desviar la atención” de las decisiones de un instrumento democrático formado por todos los partidos políticos, como es el Pacto Antitransfuguismo, puesto que el dictamen “pone en jaque las aspiraciones de Pajín y su séquito, en las que todos tienen puestos muchos intereses políticos”.

Císcar ha exigido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se pronuncie sobre la “artimaña que su número tres ha dirigido en la Comunitat Valenciana” porque “sería inconcebible que el jefe del Ejecutivo falte a su palabra y permita el reingreso de los tránsfugas al PSOE”.

“Tergiversación”

Por otro lado, Císcar ha instado a los socialistas a dejar de “ensuciar y tergiversar el escándalo de Benidorm mezclándolo con otras mociones de censura como la de Dénia o la de La Vilajoiosa”. Según ha explicado Císcar, “en Dénia, un concejal se va del equipo de Gobierno socialista por negarse a seguir con los chanchullos de Paqui Viciano que quería contratar al gerente de urbanismo con informes en contra”.

“Al romperse el equipo de Gobierno, el PP tardó casi un año en presentar la moción de censura y buscó todas las soluciones posibles de gobernabilidad antes de llegar a este extremo, incluso llegó a ofrecer un pacto PP-PSOE en la alcaldía a lo que Viciano se negó”, ha indicado Císcar, quien ha recordado que, “en Benidorm, sin embargo, fue irse Bañuls y desencadenarse todo precipitadamente, demostrando que todo estaba hablado de antemano con el único fin de desalojar al PP”.

En este sentido ha apuntado que “en el caso de Dénia, el tiempo ha dado la razón al nuevo equipo de gobierno porque la exalcaldesa socialista tiene en estos momentos tres imputaciones de las que responder ante la justicia por su gestión al frente del ayuntamiento”.

Además, Císcar ha explicado que “hay una diferencia clave entre Dénia y Benidorm: que en Benidorm hay intereses familiares y necesidad de poder de la número tres del PSOE”. Asimismo, ha comentado que en La Vila “el partido más votado fue el PP a falta de un concejal para obtener la mayoría absoluta” y lo ocurrido fue que un pacto antinatura de cuatro partidos contra el PP que, lógicamente, se tenía que romper, por lo que “un edil independiente dejó de apoyar al PSOE para apoyar al PP, una simple ruptura de acuerdo de Gobierno que encima otorgaba el poder al partido elegido por los ciudadanos para ostentar la alcaldía”.

Por último ha concluido que “el PP no defiende el transfugismo porque es evidente que en los casos de Dénia y La Vila siempre ha primado el interés del municipio ante clarísimas situaciones de desgobierno en perjuicio de los ciudadanos. El PP ha antepuesto los intereses de los ciudadanos a las siglas del partido. En cambio, en Benidorm ha sucedido justo lo contrario, los socialistas antepusieron los intereses propios a cualquier otro motivo, de aquí que se les califique como un claro caso de libro”.
 

Compartir