El GPP exige instrucciones por escrito para garantizar la seguridad jurídica de la comunidad escolar

El GPP exige instrucciones por escrito para garantizar la seguridad jurídica de la comunidad escolar
Icono fecha
09-07-2017

 

  • La Portavoz de Educación, Beatriz Gascó,  pide que Marzà “deje de mirar hacia otro lado” y emita “unas instrucciones, exclusivas del cumplimiento de la suspensión del decreto, que recojan cómo debe proceder la comunidad escolar”
  •  “La resolución para estancias en el extranjero de los docentes debería recoger un nuevo plazo de presentación de instancias”

09. julio. 2017.- La portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular, Beatriz Gascó, ha exigido a Marzà instrucciones por escrito para garantizar la seguridad jurídica de la comunidad escolar tras la suspensión cautelar del decreto del chantaje lingüístico” y ha advertido del “caos que puede provocar la inacción del Consell en el nuevo inicio de curso”.

   La portavoz popular ha indicado que “el auto del TSJCV se tiene que cumplir y emitir instrucciones claras para no conculcar los derechos de los padres, de los profesores que han elegido plaza, y del centro educativo que ha elegido un proyecto lingüístico basado en un decreto que ya no está en vigor”.

   Beatriz Gascó ha indicado que “es necesario a estas alturas emitir unas instrucciones, exclusivas del cumplimiento de la suspensión del decreto, que recojan cómo debe proceder la comunidad escolar. Unas normas por escrito sobre la situación en la que se queda el panorama lingüístico en la Comunitat Valenciana y que refleje, por ejemplo, si el proceso de escolarización no se va a tener que repetir, que dé instrucciones a los equipos directivos, inspectores y docentes sobre los proyectos lingüísticos que se quedarán en vigor, sobre los libros de texto, que adecue la orden de estancia en el extranjero porque sigue siendo irregular, que modifique los programas en Itaca y todas las múltiples cuestiones que afectan a la suspensión del decreto y que, un mes después, Marzà no ha hecho nada”.

   Gascó considera “vergonzoso que Marzà, tras comparecer en una Comisión de Educación en exclusiva sobre este tema, no fuera capaz de dar una sola línea que diera un poco de luz a todo el caos que él solo ha generado. No sabe cómo gestionar esta situación y su ineficacia es más que evidente”.

  La representante popular ha indicado que “hasta ahora Educación no ha dado instrucciones claras sino que ha intentado eludir el cumplimiento de la resolución judicial y mirar hacia otra parte”. Gascó ha señalado que “esta semana es clave y debe emitir nuevas instrucciones por escrito de Educación, con unas reglas claras. El no acatamiento de la sentencia  va a obligar a muchas entidades a tomar medidas para exigir el cumplimiento de la ley y una seguridad jurídica que en estos momentos no existe en la comunidad educativa valenciana puesto que lo único que ofrece Marzá es incertidumbre”.

  Beatriz Gascó ha señalado que “hay que adaptar toda la normativa como, por ejemplo, la de las estancias de docentes en el extranjero este verano para la mejora de idiomas”. La diputada popular ha advertido de “las irregularidades de esta resolución que debería recoger un nuevo plazo de presentación de instancias. La corrección publicada solo es para guardar las apariencias. Parece una broma puesto que lo único que hace es acomodar la regulación formalmente al auto del TSJV pero no materialmente, pues el docente que hubiera desistido de presentar la solicitud en su día por no cumplir los requisitos ya no puede presentarla de nuevo y sus derechos se han visto conculcados”.

   Para Gascó, “esto es solo un ejemplo de lo que está ocurriendo en Educación que un mes después de la suspensión del decreto continúa actuando como si nada, mirando hacia otro lado y con Marzà negándose a modificar nada. En estos momentos los centros, los profesores y las familias no saben a qué atenerse y el próximo curso está a la vuelta de la esquina. Los tribunales ya han recordado que el decreto no  está vigente y que el Consell puede incurrir en un delito de desobediencia si sigue sin hacer nadar”. 

Compartir