El GPP señala que el accidente del Metro era imprevisible porque existía una probabilidad del 0,00005% de que ocurriera

El GPP señala que el accidente del Metro era imprevisible porque existía una probabilidad del 0,00005% de que ocurriera
Icono fecha
05-07-2016

• El diputado Rubén Ibáñez señala que “la única circunstancia real que varió respecto a los dos millones de viajes anteriores es el exceso de velocidad y eso no era previsible”

• Alfredo Castelló: “las responsabilidades políticas emitidas en el dictamen no tienen base, ni argumentación, ni pruebas. Es lo más parecido a un tribunal de excepción”


05. julio. 2016.- El Grupo Parlamentario Popular ha presentado el voto particular al dictamen de la Comisión de investigación del accidente del Metro concluida hoy solicitando que se publiquen ambas conjuntamente.

   El diputado popular Rubén Ibáñez ha explicado que en los 422 folios del voto particular “no se realizan juicios de valor ni opiniones, sino solo datos y conclusiones extraídas a partir de hechos objetivos. Hemos trabajado con libertad e independencia, queriendo saber lo que pasó”.

   Respecto al dictamen elaborado conjuntamente por el resto de grupos, Ibáñez ha señalado que “es un intento de justificar unas conclusiones: primero se concluye y después se justifica. Tanto es así que incluso hay conclusiones que no tienen justificación”.

   Rubén Ibáñez ha indicado que “con una probabilidad del 0,00005% de que ocurriera en esa curva, el accidente era imprevisible. Teniendo como base que la seguridad absoluta no existe consideramos que, tras dos millones de trenes pasando por la misma zona, no era previsible estadísticamente. La única circunstancia real que varió en ese viaje respecto a los otros es el exceso de velocidad a 80 km/h y eso no es previsible. Si es imprevisible, es inevitable. Nadie dijo que eso era un punto negro. La Línea 1 nunca había tenido un accidente por exceso de velocidad. El riesgo en esa línea estaba en los pasos a nivel  que era donde había que actuar y donde había habido muertes hasta ese día”. 

Solapamiento con la instrucción judicial

   Por su parte, Alfredo Castelló ha lamentado la simultaneidad y el solapamiento de la celebración de la comisión con la instrucción judicial que puede llevar a errores. “De hecho no hemos podido disponer de la documentación de los dos últimos años de la investigación judicial”. También ha lamentado el veto a cuatro comparecencias solicitadas por el Grupo Popular y otros informes que no están. “Falta documentación y comparecientes”, ha señalado.

   Respecto a las responsabilidades políticas emitidas en el dictamen, Castelló ha indicado que “no se sostienen. No tienen base, ni argumentación, ni pruebas. Es lo más parecido a un tribunal de excepción. Llegan a acusar de cosas a determinadas personas en las que no hay una línea para justificarlo. Cuando juzgan políticos a políticos es previsible que los condenen, pero pedir responsabilidades políticas a profesionales es una barbaridad”.

   Los dos diputados populares también han tenido unas palabras de afecto para todas las familias de las víctimas del accidente del metro de 3 de julio de 2006 y para la Asociación VM3J. También para las más de cincuenta familias que sufrieron el fallecimiento de algún familiar o amigo en pasos a nivel de la Línea 1 y que están desaparecidos del subconsciente colectivo. “Hoy, una vez más, les transmitimos todo nuestro apoyo y consideración”, han concluido.

  Estas son las conclusiones recogidas en el voto particular al dictamen de la Comisión de Investigación del accidente del Metro de 2006:

   CONCLUSIONES
1. Esta comisión de investigación ha sido útil como reparación moral para las víctimas del metro, por lo que, entendemos que es suficiente motivo para calificar su celebración como un éxito.
2. La causa del accidente del metro fue el exceso de velocidad, sin perjuicio de si existen responsabilidades penales que deberán dilucidar los tribunales.
3. El accidente de la Linea 1 de MetroValencia de 3 de Julio de 2006, como todos los accidentes, fue imprevisible y, por lo tanto y como consecuencia de ello, inevitable.
4. Estimamos que existieron cuestiones mejorables en el desarrollo de la comisión de 2006, en relación con el sentimiento de abandono las víctimas y en la contratación de H&M Sanchis.
5. Con la finalización de esta comisión entendemos que se zanja en lo político las consecuencias del accidente de metro de 3 de julio del año 2006, sin perjuicio de la vía judicial penal que permanece abierta.
6. Se insta al Consell al estudio de los trabajos de esta comisión para que realice las inversiones adecuadas que redunden en la seguridad y mejora de la calidad de la prestación del servicio público de transporte por metro y ferrocarril.
7. Hubo un apagón político durante la VII Legislatura sobre el apoyo a las víctimas del metro que, salvo una PNL en comisión y sólo en el año 2008 recordando el aniversario, no hubo iniciativas para llevar a Pleno de les Corts, ni tan siquiera en los aniversarios del accidente.
8. No debería simultanearse la realización de una comisión de investigación mientras exista pendiente una investigación judicial respecto de los mismos hechos. Esta comisión de investigación que no ha contado con la documentación judicial, ni las pruebas practicadas en dicha sede, entendemos que es una comisión sesgada y parcial, que ha desconocido lo más sustancial en cuanto a las pruebas de las causas del accidente tal y como hemos explicado anteriormente.
9. No existe la verdad respecto a este accidente, existen muchas verdades, tal y como se ha podido comprobar a lo largo de las comparecencias en la comisión. Además, en ocasiones, la verdad no es bienvenida. Especialmente si causa dolor, no mejora la situación, ni permite viajar hacia atrás en el tiempo. Cada cual tendrá sus motivaciones hechos o circunstancias que den lugar a su verdad, la que mejor les reconforta. Y eso es humanamente entendible. Lo cierto es que de esta comisión, ahí quedan, para siempre, las comparecencias y la documentación aportada (también las comparecencias que no se dieron –por veto, por estar “sub iudice” los hechos o porque no se valoró adecuada o conveniente su petición- así como la documentación que no se ha aportado), para que cada cual pueda sacar sus propias valoraciones y conclusiones, independientemente de las realizadas por los grupos políticos a la finalización de la misma.
10. Los trabajos de esta comisión de investigación queremos que sirvan de homenaje a todas las personas que perdieron la vida en la Línea 1 desde su puesta en funcionamiento en 1988 y para recuerdo de sus familias. In Memoriam.

Compartir