Elisa Díaz: “Las leyes aprobadas fuera de la Ley como la de Vivienda acaban siendo inaplicables”

Elisa Díaz: “Las leyes aprobadas fuera de la Ley como la de Vivienda acaban siendo inaplicables”
Icono fecha
07-10-2017

 
 

07 octubre, 2017.- La portavoz popular de Vivienda de Les Corts valencianes, Elisa Díaz ha acusado hoy al Consell de aprobar leyes “inaplicables” como la Ley de Función Social de la Vivienda que “está plagada de preceptos de dudosa legalidad” hecha para “cumplir expediente” y ha advertido que esta “injerencia” legislativa “va a hipotecar por muchos años la gestión de la Vivienda en la Comunitat Valenciana”.

    Elisa Díaz ha lamentado la “escasa voluntad de diálogo” de la consellera Salvador después de que el Gobierno anunciase una comisión bilateral para aclarar las discrepancias de la norma porque se arrogaba competencias estatales. Desde consellería llegaron a reconocer, ha añadido, “tener poco margen de maniobra” para llegar a un acuerdo, por lo que “fueron a hacer postureo, ya que sabe muy bien que esa Ley está plagada de preceptos de dudosa constitucionalidad”. 

    Tanto es así, ha explicado, que “ellos mismos afirmaron que la Ley aprobada en Les Corts distaba bastante del texto que a nivel técnico se redactó por la consellería”.

 

   Díaz ha criticado que desde la consellería no han tenido en ningún momento “la más mínima intención de llegar a un acuerdo en la Comisión Bilateral”, y están “ansiosos” porque llegue el recurso ante el Tribunal Constitucional que “haga inaplicable una Ley que saben que no pueden aplicar”. Para la diputada “se trata de una treta más de los socios del Botánic para dilatar la norma, echarle la culpa a otro y seguir sin hacer nada”.  

   “No se puede mirar para otro lado cuando se pretenden aprobar leyes fuera de la ley, y la consellera de Vivienda, del PSPV, es muy consciente de ello, de hecho ha reconocido en varias ocasiones que la competencia era estatal”, ha indicado. 

   Díaz ha señalado que el acuerdo del Botánic les ha llevado a “un callejón sin salida” que les obligó a aceptar las propuestas de Podemos y de Compromís “a sabiendas de que llevarían al fracaso esta Ley que acabó siendo una mezcla insostenible de ideas inviables”. 

    Por ello, desde el GPP ya advertimos que esta “Ley Frankenstein, jamás resolverá los problemas de vivienda de la Comunitat, tal y como se está demostrando”.

     Elisa Díaz ha denunciado que el Síndic de Greuges ya ha llamado la atención a la consellería por no aplicar la ley y ha llegado incluso a sugerirle que se hiciera cargo del alquiler de una persona a la que no le ha facilitado una vivienda social. “Algo que entendemos es imposible asumir por parte de una administración, pero que así aprobó el pacto del Titánic, y en consecuencia, debería cumplir”.

     La realidad demuestra que esta ley es un “placebo” porque “no resuelve nada” ya que “ni se están atendiendo a más personas de las que se atendía antes, ni se están parando más desahucios de los que se pararían sin esta Ley, ni se adjudican más viviendas públicas de las que se han adjudicado”. Se trata, ha explicado de una Ley que “no respeta la Constitución ni el régimen de distribución competencial contenido en ella y en nuestro propio Estatuto de Autonomía”.

     La portavoz de Vivienda ha señalado que el Estado “ha recurrido todas y cada una de las leyes autonómicas sobre función social de la vivienda que han invadido competencias exclusivas del Estado”. Y en este caso, “no iba a ser menos” en tanto que va más allá incluso que la Ley vasca, porque “no sólo reconocen un derecho subjetivo a la vivienda, sino que le anudan una acción pública para la cual no tienen competencias”.

 

   “El Consell quiere impunidad, quiere saltarse la Ley y que no pase nada, y lo que no se puede es defender una ley a sabiendas de que incumple nuestra Carta Magna y que no se actúe por parte del Estado”. “Las leyes están para cumplirlas, y las nuevas leyes deben respetar la jerarquía normativa para poderse aplicar. Las leyes aprobadas fuera de la Ley acaban siendo inaplicables" ha sentenciado.

Compartir