Eva Ortiz: "El PP es el partido del pacto del agua y el PSOE el de la guerra del agua"

Eva Ortiz:
Icono fecha
11-08-2015

11. agosto. 2015.- La coordinadora general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Eva Ortiz, ha destacado que el PP “es el partido del pacto del agua, frente a un PSOE que es el partido de la guerra del agua”.

 

Eva Ortiz, tras participar en el Comité de Dirección del PP de la provincia de Alicante, ha recordado que en apenas un mes, el PSOE en los gobiernos de Castilla-La Mancha y la Comunitat Valenciana “ha reabierto la guerra entre territorios a cuenta de un recurso, como es el agua, que debería ser ejemplo de solidaridad y de vertebración”.

 

Ortiz ha lamentado “la sumisión” del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ante su homólogo castellanomanchego, Emiliano García-Page, y el daño que esta actitud puede hacer a un sector fundamental para nuestra economía como es la agricultura: “El miedo de Puig a García-Page lo convierte en su mejor aliado para atacar a los regantes de la Comunitat Valenciana”.

 

“No sólo eso –ha continuado-, el recurso de García-Page al último trasvase del Tajo al Segura es un signo de la política que pretende aplicar para negar el agua que necesitamos, y una amenaza de futuro al conjunto de nuestra economía, porque afecta también a sectores de actividad económica tan importantes como el turismo, además del propio abastecimiento a la población”.

 

La coordinadora general ha criticado “la desidia del Consell en esta cuestión” y ha subrayado que, “además de la pasividad de Puig, nos encontramos con una consellera de Agricultura, Elena Cebrián, a la que no se ha visto por Alicante, que no quiere saber nada de los agricultores de Alicante, que no se ha dignado reunirse con ellos todavía para conocer la situación delicada por la que atraviesan, que prefiere contentar a los cargos que ha impuesto Compromís en su departamento antes que preocuparse por solucionar los problemas del sector”.

 

“No sólo eso –ha añadido-, sino que además provoca a los regantes anunciando que quiere poner en marcha las desaladoras. Es decir, que apuesta por una política fracasada, que de momento ya ha enterrado 550 millones de euros en instalaciones que no ha producido ni una gota, y que de llevarse adelante implicaría el aumento de las tarifas del agua inasumible para los agricultores”.

 

En este sentido, ha recordado que, en el caso de la desaladora de Torrevieja, que Narbona quería utilizar para eliminar el Tajo-Segura y parece que Cebrián también, “el coste del agua sería 7 veces más caro que el actual agua del trasvase Tajo-Segura que abastece la zona de influencia de la desaladora. Esto quiere decir que se abocaría a nuestro sector agrícola a una brutal pérdida de competitividad y a la auténtica ruina de muchas empresas y familias de nuestra zona”. Asimismo, el incremento en las tarifas de abastecimiento a los municipios del sur de la Comunitat se incrementaría en un 35%.

 

Eva Ortiz ha remarcado que “frente al sectarismo y las medidas irracionales del PSOE, el Partido Popular ha apostado por el consenso y el diálogo entre el Gobierno central y las comunidades autónomas. Como ejemplo, de ese diálogo entre el Gobierno de España y los gobiernos del PP en la Comunitat Valenciana, Murcia o Castilla-La Mancha  se ha logrado el mantenimiento en mejores condiciones del trasvase Tajo-Segura”.

Ortiz ha señalado que el Gobierno de Mariano Rajoy ha sido capaz, en esta legislatura, de poner orden y sentido común en el desaguisado hidrológico en que el PSOE había convertido la política de agua.

“Desde 2009 el PSOE incumplió de manera sistemática la Directiva Marco del Agua, fue incapaz de avanzar en la planificación hidrológica de los ríos españoles, despilfarró dinero en la construcción de desaladoras que todavía no han entrado en funcionamiento y generó un clima de crispación y confrontación entorno al agua que terminó por enfrentar a las comunidades autónomas entre ellas”.

La coordinadora general ha insistido en que el PPCV apuesta por una política hídrica construida sobre la base del diálogo, el consenso y la solidaridad que resuelva los desequilibrios entre las distintas cuencas, que contemple la interconexión de cuencas y garantice el agua a un precio asequible y competitivo en las regiones con déficit estructural.

El trasvase Tajo-Segura genera 80.000 empleos en la provincia de Alicante, da servicio a unos 35.000 regantes y garantiza el abastecimiento del sistema que da servicio a 1.000.000 de personas en la provincia de Alicante. El 62% de la agricultura de la provincia de Alicante, que en su conjunto genera una riqueza de unos 600 millones de euros depende de los aportes procedentes del Tajo. Los municipios abastecidos concentran el 20% de la oferta de alojamiento turístico reglado (32.000 plazas) y casi el 50% de la oferta de segunda residencia (283.053 viviendas de uso turístico) de la provincia.

“Si Alicante es la cuarta provincia que más aporta al PIB nacional es gracias al Tajo-Segura, y no vamos a consentir que la incapacidad de Puig y de los socialistas valencianos para defender los legítimos intereses de la Comunitat Valenciana permita que la política hídrica regrese a los tiempos del enfrentamiento y la crispación por el interés del PSOE de hacer política partidista con el agua”.

 

 

 

 

 

                    

 

 

Compartir