Eva Ortiz: "La introducción del "made in" obligatorio respalda la apuesta por la calidad de los sectores industriales valencianos"

Eva Ortiz:
Icono fecha
15-04-2014

Bruselas, 15.4.14.- La eurodiputada Eva Ortiz ha destacado hoy que “la introducción de un etiquetado de origen o “made in” obligatorio supone un importante respaldo a la apuesta por la calidad de los empresarios valencianos como sello de diferenciación en el mercado”.

Eva Ortiz, que ha mostrado su satisfacción por la decisión del Parlamento Europeo de otorgar carácter obligatorio a esta indicación que ofrece información sobre la procedencia del producto, ha subrayado que, de éste modo, “se da una respuesta a una reivindicación de los sectores industriales tradicionales de la Comunidad Valenciana, como pueden ser el juguete, el calzado, el textil y el cerámico, y se lanza un mensaje nítido sobre la defensa y protección que desde las instancias europeas queremos otorgar a los productos fabricados en la Unión Europea, a nuestros empresarios, y también a los consumidores, frente a falsificaciones y fraudes”.

 

En este sentido, ha explicado que este etiquetado “made in” va a permitir a los industriales valencianos “diferenciar los productos que elaboran, caracterizados por la calidad de su diseño y de sus materiales y por la aceptación del consumidor”.

 

“Éste –ha continuado- conociendo su origen, podrá entender que se trata de un producto de garantías y basar así su decisión de compra en un hecho objetivo: la calidad y diferenciación de nuestra producción industrial”.

 

Este reglamento sobre seguridad de los productos de consumo, cuyo objetivo es facilitar la seguridad y trazabilidad de los productos europeos, así como reforzar la protección de los consumidores, ha sido aprobado por 485 votos a favor, 130 en contra y 27 abstenciones, permite a los fabricantes elegir entre la referencia genérica a la Unión Europea (“made in EU”) o al país de fabricación (“made in Spain”).

 

Además, el PE ha rechazado una enmienda que proponía introducir una etiqueta, en este caso de carácter voluntario, de seguridad certificada por la UE complementaria a la indicación CE, dado que su adopción no supone un incremento de la seguridad, cuyos estándares son altísimos y estrictos en los productos de fabricación europea, y sí puede llevar a confusión al consumidor e inducirle a considerar como no seguro un producto rigurosamente testado.

 

Eva Ortiz ha destacado la participación activa del Grupo Parlamentario del Partido Popular Europeo, y ha remarcado la importancia de la labor de sensibilización realizada por los miembros de la delegación española del PP para transmitir la necesidad de aprobar este reglamento para contribuir a una mayor competitividad de nuestras empresas en el mercado y como un elemento más de seguridad para el consumidor.

Compartir