Gascó: “A la izquierda le molesta hablar de pactos educativos”

Gascó: “A la izquierda le molesta hablar de pactos educativos”
Icono fecha
31-05-2016

• La portavoz popular de Educación del GPP señala que “estamos dispuestos a revisar, dialogar y cambiar lo que haga falta de la proposición de ley de educación porque es necesario acabar con esta crispación y enfrentamiento”

• “Hay que sentarse a hablar porque la educación tiene que dejar de convertirse en el banco de pruebas sociológico del ala radical del Consell”
 

31. mayo. 2016.- La Portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts, Beatriz Gascó, ha señalado que “parece que a la izquierda le molesta hablar de pactos educativos ya que ni siquiera valora la posibilidad de sentarse a dialogar para alcanzar acuerdos que contribuyan a mejorar la educación en nuestra Comunitat”.

   Gascó ha indicado que “critican un proyecto de ley que ni siquiera han leído. Dicen no de entrada alegando el periodo electoral. No tenemos ningún problema en fijar el 27 de junio para sentarnos pero hay que hablar porque la educación tiene que dejar de convertirse en el banco de pruebas sociológico del ala radical del Consell”.

   La Portavoz Popular ha manifestado que “ese es el talante y la capacidad de diálogo de un gobierno que solo quiere imponer un modelo radical que ataca la libertad de elección de centro por parte de las familias. Insultan y critican a quien no piensa como ellos y quieren imponer un modelo educativo único. Con su actitud cerrada, de ataque permanente a todo lo que no sea educación pública, ahondan en la desigualdad y la falta de oportunidades, relegando la enseñanza de idiomas de la escuela pública y retirando las becas a los alumnos de las universidades privadas”.

   Beatriz Gascó ha reiterado que “tal y como ha señalado la Síndica del Grupo Popular, estamos dispuestos a revisar, dialogar y cambiar lo que haga falta del texto porque es necesario acabar con esta crispación y enfrentamiento. Ofrecemos un pacto por la educación que frene la alarma social que existe en una materia tan sensible. Sin embargo la única respuesta que hemos recibido es una patada en la espinilla del síndico socialista. Ese es el talante y la capacidad de diálogo: insultar a quien no piensa como ellos y negar la realidad”.

  

 

Compartir