Gascó: “Xarxallibres es otro fracaso de Marzà que obliga a las familias a comprar los libros”

Gascó: “Xarxallibres es otro fracaso de Marzà que obliga a las familias a comprar los libros”
Icono fecha
02-07-2017

·      La portavoz de Educación del GPP denuncia la desinformación respecto al próximo curso

·      “Las familias no saben a qué atenerse y nadie informa de cómo va a quedar la adquisición de libros de texto”

·      El GPP registra varias preguntas en Les Corts sobre problemas que presenta Xarxallibres

 

 

02. julio. 2017.- La portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular, Beatriz Gascó, ha pedido “una rectificación al conseller de Educación por el fracaso de Xarxallibres, otro nuevo fiasco de Marzà que se suma al caos generalizado en el sector educativo por su incapacidad para gestionar”. 

   Beatriz Gascó ha señalado que “hay un caos total en los libros de texto para el próximo curso sin precedentes. Las familias no saben a qué atenerse y nadie informa de cómo va a quedar la adquisición de libros de texto. La desinformación es total. De hecho Educación ha tenido que ampliar hasta hace dos días el plazo inicial que tenían los colegios e institutos para revisar los libros entregados por los alumnos al final de curso”.

   La diputada popular ha manifestado que Marzà “repite los mismos errores que en convocatorias anteriores. Tropieza siempre con la misma piedra, planteando un sistema insuficiente, que no llega a todos y que, en contra de lo que dice, no es universal. Además, la suspensión cautelar del decreto de plurilingüismo también deja en el aire los textos de los libros para el próximo curso mientras Marzà sigue de brazos cruzados sin hacer nada”.

   Gascó ha indicado que “se está dando la paradoja que los valencianos vamos a tener que pagar los libros por dos veces ya que la reposición prevista de los libros es ridícula, cubre una parte mínima y resulta insuficiente para paliar las carencias detectadas. La resolución sobre Xarxallibres reduce las ayudas este curso con respecto al anterior. El número de libros de texto para adquirir ya que la tasa de reposición prevista ha bajado del 10% al 6%, lo cual es absurdo ya que la mayoría de libros tiene al menos dos ejercicios de uso y, por tanto, más deterioro pero se baja la adquisición lo que obliga al copago a las familias. Las familias van a tener que pagar sus libros ya que la mayoría del material no se puede aprovechar y no pueden reutilizarse otro curso más. Cada alumno tan solo va a poder usar dos o tres libros como mucho del banco de libros del centro, eso no es un sistema de gratuidad como intenta vender el Botànic. Además la mitad de los alumnos de ESO no dejan los ejemplares en el centro”.

   Beatriz Gascó ha presentado en Les Corts varias preguntas escritas acerca de Xarxallibres. En concreto ha preguntado por el número de centros que tienen almacenados libros de texto inservibles y qué piensa hacer con ellos. También si la Conselleria prevé algún mecanismo para dar más a los que menos tienen, es decir, si hay previsto algún tipo de emergencia social para garantizar ayudas a las familias vulnerables y en qué situación quedan los alumnos de los centros CAES a los que se les ha retirado la ayuda específica con la que contaban hasta ahora”.

   La responsable popular ha indicado que Xarxallibres “es un gran engaño. Es una medida que no se sostiene, una medida estrella del Consell que, tras tres cursos aplicándose, no funciona pero que, precisamente por ser una medida estrella, el Consell sigue empeñado en continuarla pese a su reconocido fracaso. Desde el Grupo Popular siempre hemos exigido que Educación asuma el 100% del coste de los libros como se hizo en su momento con el Bono Libro”.  

   Beatriz Gascó ha indicado que Xarxallibres “ha generado malestar en toda la comunidad educativa. En el profesorado porque asume tareas que no le corresponden, en las familias por la burocracia y el procedimiento farragoso que supone, en los alumnos porque –entre otras cosas- les obliga a limitar su método de estudio al no poder subrayar los textos, en los alcaldes porque les obliga a prevaricar al asumir funciones y procedimientos administrativos que no les corresponden por ley, y en los equipos directivos de los centros porque tiene que adelantar los pagos y organizar un sistema que no funciona y solo da problemas”.   

 

 

Compartir