Pastor: “El Anteproyecto de Ley de Turismo no da solución al problema de los apartamentos turísticos”

Pastor: “El Anteproyecto de Ley de Turismo no da solución al problema de los apartamentos turísticos”
Icono fecha
17-08-2017

·        “La oferta ilegal no se soluciona sólo con el incremento de sanciones o con acusaciones hacia las plataformas de Internet”, afirma el portavoz de Turismo del GPP

·        “Colomer señala con el dedo a determinados turistas por razón de dónde se alojan y eso es peligroso e incomoda al turista”

 

17 agosto 2017 El Portavoz de Turismo del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts, Fernando Pastor, ha denunciado hoy que el Anteproyecto de la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana “presenta muchas carencias y no da soluciones reales al problema del alojamiento ilegal o no reglado en la Comunitat”.

   Pastor se ha pronunciado así en rueda de prensa en Les Corts, en la que ha señalado que el Secretario Autonómico de la Agencia Valenciana de Turismo (AVT), Francesc Colomer, “se equivoca a la hora de buscar los culpables del conflicto y a la hora de poner solución al mismo”. Así, el diputado popular ha recordado que durante las últimas semanas Colomer ha culpado al auge de Internet como causa directa de los apartamentos ilegales. Sin embargo, Pastor ha explicado al secretario autonómico “que es el mismo Internet el que llena los hoteles sin necesidad de pasar por los turoperadores clásicos. Internet es un mecanismo que hace posible el contacto entre el turista y el destino sin intermediarios”.

   “Otra tesis del Secretario Autonómico de Turismo que no compartimos desde el PPCV es la acusación o la vinculación directa que establece Colomer entre los problemas de orden público que generan ciertos turistas con aquellos que se hospedan en los apartamentos que no cumplen con el fisco”, ha señalado Pastor. Para el diputado popular, “la botella de alcohol de garrafa la puede comprar e ingerir quien se hospeda en un apartamento reglado o no reglado, en un camping o un hotel. Colomer demuestra que su Ley carece de soluciones e intenta señalar culpables ante su falta de capacidad para afrontarlos”. 

   Pastor ha instado a Colomer a ser “prudente” con sus acusaciones, “ya que puede incurrir en acusaciones gratuitas que dañan la imagen de los apartamentos en general, una fórmula de alojamiento que representa el 50% de las plazas de la Comunitat”.

   Para el diputado popular, “lo más grave en esta línea de análisis y acusaciones planteadas por parte de Colomer es que quienes se hospedan en un apartamento en el que su propietario no cumple con el fisco son quienes generan o provocan turismofobia. Por supuesto que los propietarios deben cumplir con el fisco, eso siempre, pero el secretario autonómico de Turismo utiliza un argumento demasiado simple porque la turismofobia no va contra quienes se hospedan aquí o allá, no distingue, va contra el turismo como tal. Que no distraiga la atención”.

   “El Anteproyecto de la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat hace aguas a la hora de afrontar los problemas reales del turismo y no aporta soluciones a los mismos. Colomer debe ser más ambicioso con su propia Ley y no puede permitirse el lujo de tramitar en Les Corts una Ley que solo sirve para que él y el President Puig se hagan una foto. A la Ley de Colomer le sobra filosofía y le falta mucha medida práctica”, ha explicado.

   Por último, Pastor ha expuesto algunas ideas “que podrían dar solución a algunos de los problemas”. Así, ha hablado del ‘desahucio turístico’, ya que en la actualidad se aplica la ley de Arrendamientos Urbanos, “que tarda meses en proceder al desahucio, mientras que un turista sólo permanece días o semanas alojado”; elaborar un archivo que cruce datos con Hacienda, Catastro, Registros de la Propiedad y empresas suministradoras de servicios y energía “para localizar actividad de alojamiento no reglado” o establecer una identificación y registro del turista problemático –siempre con la aplicación de la Ley de Protección de Datos- con el que se permita reservar el derecho de admisión. “Si un turista comete actos vandálicos debería saber que se expone a no poder alojarse en otra ocasión. Son medidas que no costarían mucho dinero, que tendrían efecto disuasorio y que tienen encaje si Colomer quiere”, ha concluido.

Compartir