Santamaría da por "roto" el acuerdo del tripartito en el Ayuntamiento de Valencia tras las discrepancias por el "sectarismo" de Grezzi

Santamaría da por
Icono fecha
04-04-2017

 

•El dirigente popular ha señalado a Ribó como "responsable último" de la decisión del concejal de Movilidad de prohibir aparcar en el carril bus
•Ha acusado al PSPV de tratar a los valencianos "como niños" y les conmina a dejar de apoyar a la formación nacionalista
•Los continuos vaivenes en sus políticas convierten al Gobierno surgido en La Nao como "el peor que los valencianos han tenido en democracia"

 

4. abril. 2017.- La gestión del tripartito al frente del Ayuntamiento de Valencia es un "auténtico caos", así se ha pronunciado el presidente de la gestora del PP en la ciudad de Valencia, Luis Santamaría, en relación a los últimos capítulos de "decisiones caprichosas, sectarias e irreflexivas" del concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

La prohibición de aparcar en el carril bus de la ciudad por las noches ha abierto una grieta en el tripartito y así la portavoz del PSPV, Sandra Gómez, ha asegurado que los policías locales no multarán a los vehículos estacionados en esta zona contraviniendo los deseos de Grezzi.

Es por ello que Santamaría da por "roto" el acuerdo de Gobierno, lo que "ahonda aún más en la gestión irresponsable de Compromís, PSPV y Podemos en la capital del Turia". El dirigente popular ha señalado al alcalde, Joan Ribó, como "el responsable último de esta situación al ser corresponsable de la decisión de Grezzi, como otras anteriores que han generado descontento en diversos colectivos de la ciudad".

La "persecución al vehículo privado" ha provocado un auténtico "colapso circulatorio en Valencia", ha indicado Luis Santamaría, quien ha definido a Grezzi como la punta de lanza del "peor Gobierno municipal que los valencianos han tenido en la democracia".

¿A quién hace caso la Policía?

Este "enfrentamiento" de los socios de Gobierno que tolera Joan Ribó sólo provoca que la "inseguridad jurídica aumente y la falta de referentes creíbles sea una realidad". Santamaría se ha preguntado "qué pasará ahora con los agentes de la Policía Local. ¿A quién hacen caso, a Grezzi o a Sandra Gómez, a las señales que prohibirán aparcar o a sus responsables políticos?

Los valencianos, según ha recordado el presidente de la gestora, "no se merecen que les traten como a niños" y eso, a su juicio, es lo que está sucediendo desde que comenzó la legislatura. La lista de enfrentamientos es interminable, ha denunciado Santamaría, quien ha recordado que diversas medidas del Gobierno municipal han enervado "a los colectivos vecinales; al gremio de campaneros; a los taxistas; a los hosteleros; a los falleros; a los residentes en las poblaciones afectadas por la reforma de la CV-500; a las protectoras de animales; a los usuarios de vehículos privados; a los vendedores del Mercado Central; a inversores extranjeros... y todo eso en sólo dos años".

Ha explicado que la "falta de limpieza" en la ciudad –con la celebración de las Fallas como máximo exponente–, el "intento por quebrar las tradiciones" y la "ausencia de políticas económicas que atraigan inversiones y mejoren los datos del paro" son ya señas de identidad de este tripartito "que claramente va a la deriva".

El "trilerismo" del PSPV "

Luis Santamaría ha pedido al PSPV que deje de ser "responsable de esta situación y retire su apoyo a Ribó porque si no está contribuyendo de una manera decisiva al hundimiento de la expectativas de crecimiento de Valencia".

El presidente de la gestora ha lamentado que la portavoz socialista, Sandra Gómez, haya estado "callada" ante todas las "tropelías que han cometido Ribó y Grezzi" y que ahora ante una nueva cuestión como la prohibición de aparcar en el carril bus por las noches "que genera un descontento general" aparezca como "salvadora y se ponga del lado de los ciudadanos".

Para estar al lado de los valencianos de verdad, Santamaría ha exigido a los responsables del PSPV que "deben retirar su apoyo a Ribó". De lo contrario están demostrando jugar al "trilerismo político y a sacar rédito de los errores de sus socios pero apoyándolos al frente del Ayuntamiento. Por lo que se convierten en cómplices".

 

Compartir