Serra insta a los militantes del PSPV a "no dejarse embaucar" por Alarte porque es "una marioneta que sueña con andar sola pero sigue dirigida por Ferraz"

Serra insta a los militantes del PSPV a
Icono fecha
24-08-2010

24 ago. 2010.- El vicesecretario de Organización del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, David Serra, ha instado hoy a los militantes del PSPV a “no dejarse embaucar” por su secretario general, Jorge Alarte, porque “es una marioneta que sueña con andar sola pero sigue dirigida por Ferraz”.

Serra ha advertido así a las facciones críticas con el líder del PSPV que “estén vigilantes en los cuentacuentos” que Alarte protagoniza porque “lo único que intenta es escenificar un poder que no tiene, para ganar adeptos que le apoyen frente a la dirección nacional del PSOE y a Rodríguez Zapatero, para evitar ser la segunda parte de Tomás Gómez”.

A su juicio, Alarte “lo tiene complicado si cree que sus opositores, como Ximo Puig, se van a achantar a última hora, porque han utilizado el periodo estival para recabar apoyos en el partido y, además, tienen el respaldo de la dirección federal, que ya ha reflejado en Madrid lo que pretende hacer en Valencia”.

De esta forma, ha augurado que “lo último que podrá hacer Alarte en la reunión que mantenga con Puig esta semana será sacar pecho”, por lo que “se verá obligado a agachar la cabeza como ha estado haciendo desde que accedió al cargo de secretario general hace casi dos años, con la única diferencia de que antes sólo se sometía a Ferraz y ahora cede ante las presiones de cualquiera que le pueda garantizar un apoyo”.

El dirigente popular cree que, por ello, “esta semana veremos a un Alarte asustado y pusilánime tras dedicar las últimas semanas a procurarse apoyos para las primarias, en lugar de defender los intereses de los valencianos ante el Gobierno”.

“En este estado, no podrá hacer nada ante la decisión de Puig de ir a una primarias”, ha manifestado Serra, quien ha sostenido que si se da “el mejor de los escenarios que Alarte se plantea, que sería que Puig decidiera no presentarse a las primarias, el líder socialista se habría doblegado previamente para aceptar las condiciones que éste imponga, como ha hecho siempre y como va a seguir haciendo para mantener un poder que pende de un hilo sostenido en Madrid”.

 

Compartir