Torrado: "Alarte debería irse a su casa al ser cómplice de la huída de Pajín en el día de los valencianos para no tener que hablar del montaje de Benidorm"

Torrado:
Icono fecha
09-10-2010

09. oct. 2010.- La vicesecretaria de Comunicación del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Marta Torrado, ha señalado hoy que el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, “debería irse a su casa al ser cómplice de la huída de la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, en el día de los valencianos para no tener que hablar del montaje de Benidorm”.

Torrado se ha manifestado de esta manera en relación a la no asistencia de la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, a los actos conmemorativos del 9 d’Octubre, ya que “ha venido a primera hora a controlar a Alarte y se ha ido dando la espalda a los ciudadanos de la Comunitat para no tener que dar la cara por su oscura maniobra, junto a su familia, en el robo de la alcaldía de Benidorm”.

Así, la también diputada nacional del PPCV ha lamentado que a Alarte “se le llene la boca de despropósitos contra la gestión del Gobierno valenciano cuando ha sido y es ejemplar” al tiempo que ha añadido que “el que tiene que dar explicaciones a los ciudadanos es Alarte por su silencio ante casos como el de Luna o el de Benidorm”.

Además, la dirigente popular ha criticado que el PSPV “ataque a los populares cuando le da palmaditas a Zapatero, cuando es el presidente que más agravia a la Comunitat en materia de financiación, seguridad, agua o infraestructuras” y ha recordado que en los Presupuestos Generales del Estado para 2011 “la Comunitat vuelve a estar en el furgón de cola en materia de inversión”.

Por último, la vicesecretaria de Comunicación de los populares valencianos ha exigido a Alarte que “deje a un lado el discurso de la negación y se ponga a trabajar por la Comunitat ya que su miedo continuo a Zapatero le hace callar las injusticias generadas por los socialistas en Madrid hacia nuestro territorio” y ha recordado que Alarte “se vende a los caprichos de Pajín y a las imposiciones de Zapatero por miedo a perder su sillón en Blanquerías”.
 

Compartir