Torrado insta a Alarte a decir si respalda los derroches de Gandia y reclama a Orengo "decencia política" en época de crisis

Torrado insta a Alarte a decir si respalda los derroches de Gandia y reclama a Orengo
Icono fecha
18-05-2010

18. mayo. 2010.- La vicesecretaria de Comunicación del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Marta Torrado, ha instado hoy al secretario general del PSPV, Jorge Alarte, a decir “claramente si respalda los derroches del Ayuntamiento de Gandia” y ha exigido al alcalde de este municipio, José Manuel Orengo, que muestre “un poco de decencia política” en época de crisis.

Torrado se ha pronunciado en estos términos en relación al “estrepitoso” gasto que el alcalde socialista hace cada mes con el dinero de sus ciudadanos, al pagar 165.000 euros a 12 funcionarios “sólo en un complemento de productividad”.

Así, ha reprobado que el primer edil de Gandia tenga la “desfachatez” de “compensar a su séquito con extras que llegan hasta los cerca de 2.000 euros y que se unen a sueldos que ya cuentan con otros complementos y que, en algunos casos, alcanzan los 70.000 euros”.

Al respecto, se preguntó si el primer edil tiene “algo que esconder” e intenta evitar que los funcionarios de su ayuntamiento hagan su trabajo, “manteniéndolos contentos con complementos salariales”.

Para la responsable popular, el primer edil está “riéndose de los gandienses, sobre todo de los que se encuentran en una situación crítica, a la que les ha llevado el Gobierno socialista”. Por ello, ha reclamado a Orengo que rebaje “los complementos que se sacó de la manga si tiene un poco de responsabilidad y decencia política”.

Torrado ha acusado al alcalde de Gandia de ser un “insumiso” en el PSOE, dado que, cuando el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presenta su plan de rebajar los sueldos de funcionarios, Orengo mantiene complementos “astronómicos”.

En la misma línea, ha conminado a Alarte a “dar su opinión sobre lo que, para cualquier ciudadano, especialmente para los más de 4 millones de parados españoles o los 700.000 pensionistas valencianos a quienes van a congelar sus pensiones, es una desvergüenza”.

“El silencio de Alarte lo hará cómplice de Orengo, y, de esta forma, ambos revelan que, mientras buscan el beneplácito de Ferraz, hacen lo que más les conviene, aunque sea en contra de las consignas de Zapatero”, ha concluido.
 

Compartir