B.Gascó: “Marzà asfixia a la enseñanza concertada porque le molesta para imponer su modelo de escuela única como en Cataluña”

B.Gascó: “Marzà asfixia a la enseñanza concertada porque le molesta para imponer su modelo de escuela única como en Cataluña”
Icono fecha
20-05-2018

·       “Sus decisiones no buscan sumar opciones educativas sino combatirlas para poder tener vía libre e implantar el modelo ideológico que nada tiene que ver con la Comunitat Valenciana”

·      Marzá “quiere acabar con la escuela concertada por inanición” y para ello aprueba “medidas disuasorias” para condicionar a las familias hacia su modelo único

·      “¿Cómo pueden cerrar aulas cuando están destinando 384 millones a chiringuitos? O ¿Cuándo reciben del Gobierno de España más de 400 MM para Educación?”

·      Advierte de que el programa lingüistico que sale por defecto en el sistema de escolarización de la conselleria es el de valenciano lo que demuestra los “intentos de condicionar la escolarización de los menores”

(Valencia 20.05.2018).- La portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Beatriz Gascó ha señalado hoy que el conseller de Educación, Vicent Marzà “asfixia a la enseñanza concertada porque le molesta a la hora de imponer su modelo de escuela única” como el que se inició hace años en Cataluña para así “acabar con la pluralidad y tener manos libres para controlar y manipular”.  

  Beatriz Gascó se ha referido de esta manera al “recorte educativo” aprobado el pasado viernes y que afecta solo a los centros que “no se ajustan a su ideario”. Unos recortes realizados con “nocturnidad, sin tener en cuenta la demanda de los padres y que esconden una eliminación de aulas en diferido”.

   Para la portavoz de Educación, la decisión del Consell de “seguir eliminando unidades de una parte de la enseñanza valenciana es un ataque a un modelo educativo plural, que ha convivido en la Comunitat Valenciana durante décadas”.

   Al respecto ha señalado que sus decisiones “no buscan sumar opciones educativas sino combatirlas” para “poder tener vía libre e implantar el modelo que defiende la izquierda más radical”.

   Así, a las escuelas concertadas que “merecen el mismo trato que la pública, se les castiga” sin tener aulas de dos años, sin auxiliares de conversación en lengua extranjera, con la eliminación del disrito único, sin recursos para atender al alumnado con necesidades especiales y con la eliminación de unidades de forma “arbitraria”, entre otras.

Medidas disuasorias para acabar con la concertada

    “Marzá quiere acabar con la escuela concertada por inanición” y para ello aprueba medidas disuasorias para condicionar a las familias hacia su modelo único eliminando tanto aulas de 2 años --elegidas por los padres para poder acceder luego al segundo Ciclo de Infantil-- como de Bachillerato. “Recortan por arriba y recortan por abajo para manipular la libertad de los padres”, ha denunciado.  

   Gascó ha afeado las razones que dio la vicepresidenta del Consell para “justificar los recortes en la enseñanza” como la racionalización del gasto “¿Cómo pueden cerrar aulas cuando están destinando 384 millones a chiringuitos? O ¿Cuándo reciben del Gobierno de España más de 400 millones para Educación?” se ha preguntado. “No se puede racionalizar el gasto con la libertad de las familias”, ha criticado al tiempo que ha sugerido a Puig y Oltra que “racionalicen recortando gasto en publicidad para medios catalanistas o para medios relacionados con el Presidente de la Generalitat”.   

   A la hora de “recortar el sistema educativo valenciano” deberían de tener en cuenta qué es lo que quiere la sociedad y la demanda de las familias que es “la hoja de ruta que debe marcar la concesión de nuevos conciertos”. Se trata de “una variable que Oltra ha marginado, un derecho que está blindado en la Constitución”.

   Las razones de Oltra y Marzà “no se sostienen por nigun lado” porque “los centros no pierden el concierto, ellos se lo quitan” y que “Oltra intente tecnificar una decisión ideológica y sectaria es el colmo del eufemismo”.

   Tampoco es creíble que la eliminación de las unidades se deba al descenso de la natalidad, porque “los nacimientos no son selectivos, es decir, afectan a todos los centros, y, si es así, ¿porque este criterio solo es aplicable a la escuela concertada y no a la pública?”.

Semana horribilis

   Para Gascó, “hemos vivido una semana horribilis, llena de pinchazos y errores” que han provocado numerosas incidencias en la escolarización de los niños valencianos. “Había centros que no podían formalizar las matrículas, otros que no podían tener acceso a las vacantes que se ofertaban, otros que no podían entrar y cientos de opositores que no se podían presentar porque no aparecían en las listas. Hemos vivido un caos sin precedentes”.

  En este sentido, ha lamentado que en el proceso de escolarización que ha abierto la conselleria “el programa lingüistico que sale por defecto es el de valenciano” lo que demuestra los “intereses de la conselleria por intentar condicionar la escolarización de los menores en la Comunitat” cuando lo lógico es que los padres eligan la opción sin “insinuaciones, condicionantes ni sugerencias añadidas”.

   Oltra solo ha podido sacar pecho con las medidas que “llevan la firma del Gobierno central gracias a los 400 millones que han tenido que enviar a la Comunitat Valenciana” todo lo demás, lo que toca Marzà “es un desastre”.

Compartir