Bonig: “A Puig le falta ambición, le falta gestión y le sobra mucho sectarismo”

Bonig: “A Puig le falta ambición, le falta gestión y le sobra mucho sectarismo”
Icono fecha
25-12-2017

 

  • Pide a Puig lealtad con el proyecto común que es España frente al órdago secesionista porque “los valencianos no entendemos otra forma de ser buenos valencianos que siendo buenos españoles”
  • El Presidente “ha hecho de la imposición su seña de identidad: imposición horaria, educativa y económica”
  • “No necesitamos un Presidente que gobierna con un partido que ha dicho no al 155, a restablecer el orden constitucional y el respeto a los tribunales”
  • Puig se ha dedicado estos dos años y medio a “enfrentar a los valencianos, a lo que hablan en valenciano pero también a los valencianos que se sienten valencianos hablando castellano”

 

25 diciembre. 2017.- La Presidenta del partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha denunciado hoy, cuando termina 2017, que lo único que podemos resumir es que “tenemos un Presidente en funciones, un Presidente y un Consell al que le falta gestión, le falta ambición para poder gobernar los designios de una gran comunidad como es la Comunitat Valenciana y le sobra sectarismo”.

 

   Bonig ha resumido que la Comunitat tiene un Consell y un Presidente  “al que le falta gestión y le sobra ideología” porque se ha dedicado en estos dos años y medio a “enfrentar a los valencianos, los valenciano del norte y del sur, los de interior y los de costa lo que hablan en valenciano pero también a los valencianos que se sienten valencianos hablando castellano”.

 

    Así, la presidenta del PPCV ha censurado que Puig “haya hecho de la imposición su seña de identidad” y ha recordado la imposición en la libertad horaria que le ha enfrentado con el sector; la imposición en la actividad y en el modelo económico; la imposición de un modelo de gestión y el ataque a la iniciativa privada, sin tener en cuenta los buenos resultados y lo necesaria que resulta la colaboración publico-privada; la imposición a los padres a la hora de elegir la educación que quieren para sus hijos o la imposición de la lengua en la quieren expresarse”. “Nunca la lengua había sido un instrumento de enfrentamiento”.

 

   Ante esta situación, Bonig ha apelado al sentido de la responsabilidad, para que el Presidente “deje de hablar del Gobierno del Titánic, deje de hablar de sus problemas y empiece a gestionar los problemas de los valencianos”. En esta línea le ha recordado que dos años y medio después, hay 15.000 niños más en barracones, más de 7.000 valencianos están en una lista de espera “interminable”, hay 30.000 personas que esperan la ayuda de la Dependencia y 4.603 murieron sin recibirla. “Esa situación es la que hay que revertir”.

 

Ser leal con España

 

    Así, ha advertido que “en un contexto complicado y difícil para España, frente a un órdago separatista y secesionista, la Comunitat Valenciana tiene que ser leal con el proyecto nacional que es España”. “Los valencianos no entendemos otra forma de ser buenos valencianos que siendo buenos españoles”.

 

   Bonig ha añadido que los valencianos “no queremos enfrentamientos con Cataluña, queremos que se respete nuestra dignidad, nuestra libertad, nuestra identidad y necesitamos un Gobierno y un Presidente que defienda la identidad de los valencianos y un proyecto común que es España, sin complejos”.

 

    Los valencianos, ha añadido, “no necesitamos un Presidente como Puig que gobierna con un partido que ha dicho no al 155, que ha dicho  no a restablecer el orden constitucional y a restablecer el respeto a las leyes, a los tribunales y a la Constitución”. “Necesitamos un Presidente que defienda el proyecto de concordia y de unión que supuso la Constitución del ‘78, un Presidente fuerte para acometer las reformas que necesita la Comunitat”.

 

   Finalmente, ha añadido que “de nada habrán servido los momentos duros de la crisis, los errores del pasado sino podemos asumirlos y cambiarlos. El PP ha asumido esos errores y está dispuesto a cambiarlos, pero Puig sigue cometiendo los mismos errores, porque le falta ambición, le falta gestión y le sobra mucho sectarismo”.

Compartir