Bonig: “El PP no se quedará quieto ante una ley educativa impositiva que huye del consenso”

Bonig: “El PP no se quedará quieto ante una ley educativa impositiva que huye del consenso”
Icono fecha
16-01-2018

• El GPP presenta una proposición de ley para suprimir el nuevo impuesto sobre cogeneración de residuos no industriales en vertederos
• “Ayer asistimos a un espectáculo lamentable y bochornoso con la división del Consell en la entrega del Premio Broseta que también afecta a la hipoteca reputacional de la Comunitat Valenciana”

16. enero 2018.- La Síndica del Grupo Popular en Les Corts, Isabel Bonig, ha señalado que “el PP no se quedará quieto ante la nueva ley educativa impositiva que huye del consenso” tras la negativa de los grupos del Botànic a ampliar el plazo de presentación de enmiendas a la proposición proposición de ley de pluriliguismo que se tramita en les Corts por procedimiento de urgencia.

   Bonig ha explicado que “el presidente Puig va a sacar adelante una ley que si todo continúa igual acabará en el Tribunal Constitucional, como ha acabado el decreto de chantaje lingüístico y el decreto ley que trajeron en septiembre sin consensuar. Queremos poner fin a este caos en materia educativa porque hoy en la Comunitat Valenciana hay  adoctrinamiento en las aulas y se quiere imponer un chantaje lingüístico a padres y profesores, derogando aquellos proyectos que van en beneficio de la mejora en la calidad de la educación pública como el de los centros públicos plurilingües con el 80% de la enseñanza en inglés”.

   Bonig ha indicado que “Puig no quiso consensuar una ley educativa y hoy ya tiene planteada una cuestión de inconstitucionalidad. Hoy la Comunitat Valenciana es conocida por el caos educativo, y el responsable es Puig no Marzá. Como no quieren consenso, no nos dejan otra opción que acudir a los tribunales si no tienen en cuenta las alegaciones al texto. Nosotros continuaremos trabajando porque el PP es el único partido que ha llevado la bandera de la libertad educativa, quien ha actuado en los tribunales. Esta ley que quieren aprobar sin consenso, también acabará en el TC, que nadie tenga la menor duda”.

   La presidenta del PP ha mostrado su preocupación por la imagen de división del Consell por la entrega del Premio de convivencia Manuel Broseta. “Ayer asistimos a un espectáculo lamentable y bochornoso que también afecta a la hipoteca reputacional de la Comunitat Valenciana. Es un galardón para unir y reconocer el prestigio de personas o colectivos que fomentan la concordia y la convivencia, y presenciamos un enfrentamiento de cargos públicos. Nos preocupa esa división. Que sea motivo de división que se entregue un galardón de reconocimiento a una entidad en favor de la concordia, la convivencia y el progreso que supuso la Constitución. Que eso sea motivo de división en esta Comunitat donde hay un sentimiento mayoritario de querer formar parte de un proyecto común que es España. Nunca hemos oído hablar bien de España a Puig y Oltra, del proyecto común, porque somos valencianos y españoles”.

   Isabel Bonig ha anunciado la presentación de una proposición de ley para eliminar el artículo 9 de la ley de tasas por el que se creaba un nuevo impuesto sobre cogeneración de residuos no industriales en vertederos. “El Botànic lo aprobó y el PP votó en contra porque sabíamos que este nuevo impuesto iba a generar un coste adicional a las empresas. Una semana después el presidente Puig promete a organizaciones empresariales que va a establecer bonificiaciones a este impuesto. Imagen lamentable. Votaron que sí a este impuesto por Podemos y ahora, como el tonto útil, ya no les hace falta. Pedimos su derogación porque va en detrimento de las industrias. El PP está en contra de la subida de impuestos y eliminar esa nueva tasa contribuiría a mejorar la competitividad de las empresas y las condiciones laborales y salariales de sus empleados. Menos hacerse las fotos y más gestionar”.

   Por último, Isabel Bonig ha mostrado su extrañeza por la actitud de Puig respecto al modelo de financiación. “Da la sensación que el presidente Puig no quiere que se cambie el modelo de financiación. Primero se tiene que aclarar con su propio partido y saber qué quiere porque parece que tiene distintos discursos según donde esté”.
 

 

Compartir