Bonig propone en Fitur impulsar un servicio de inspección turística para luchar contra los apartamentos ilegales

Bonig propone en Fitur impulsar un servicio de inspección turística para luchar contra los apartamentos ilegales
Icono fecha
17-01-2018

• La presidenta del PPCV también propone potenciar la formación con una FP dual de turismo, un Plan de renovación de infraestructuras turísticas y enterrar la tasa turística con más ingresos por la nueva ley nacional de control de arrendamientos turísticos
• “El gobierno de Puig no puede seguir de brazos cruzados mientras el sector turístico está en constante evolución”
 
17. enero 2018.- La presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha anunciado la presentación de cuatro propuestas turísticas: impulsar un servicio fuerte de inspección de alojamientos turísticos en la Comunitat Valenciana, implantar un Plan específico de FP dual en turismo, un plan de renovación de infraestructuras turísticas y enterrar el debate de la tasa turística con el aumento de ingresos por la nueva ley nacional de control de arrendamientos turísticos.

   Bonig ha explicado esta mañana en la feria Fitur que “son cuatro medidas ambiciosas, concretas y realistas para impulsar el sector en la Comunitat Valenciana. El gobierno de Puig no puede seguir de brazos cruzados, sin hacer nada, mientras el sector turístico está en constante evolución y tiene cada vez más peso en nuestra economía. Venimos a plantear soluciones para resolver los dos grandes problemas del turismo en la Comunitat Valenciana que presenta unos datos espectaculares: la formación y el intrusismo”. Las iniciativas van a ser registradas en Les Corts Valencianes para su debate y aprobación.

Inspección de turismo

   En primer lugar, la Presidenta Popular ha solicitado la creación de un servicio de inspección turística para luchar contra la proliferación irregular de alojamientos turísticos. “Una servicio de inspección fuerte, efectivo y bien dotado pero sin engrosar el aparato de la administración de la Generalitat, es decir, que se externalice para que sea asumible tal y como ocurre con otros servicios como, por ejemplo, el servicio de grúa municipal externo o la Inspección Técnica de Edificios (ITE). Es decir, que se pueda sancionar a aquellos que no cumplen con sus obligaciones. Así de fácil y sencillo. No podemos gravar a los apartamentos y empresarios que cumplen. Hay que perseguir a los que defraudan”.

   Bonig ha señalado que “el elevado número de apartamentos turísticos y la oferta no reglada hace necesario dotar a la administración autonómica de un cuerpo de inspectores dedicados al control y la inspección de la oferta de alojamiento con el fin de detectar situaciones que operen fuera del marco legal”.

FP de Turismo

   Isabel Bonig ha propuesto también la puesta en marcha un plan de FP dual centrado en el turismo “para potenciar el aspecto formativo ante el auge del sector y la necesidad de cualificación en la mano de obra. Este plan de formación académico estaría consensuado con las empresas turísticas para atender directamente la demanda laboral. Necesitamos gente preparada capaz de dar respuesta a esa demanda de profesionalización. Puig lo anunció pero no ha hecho nada”.

Información de arrendamientos turísticos

   En tercer lugar la dirigente popular ha recordado una medida importante del Gobierno de España que repercutirá en más ingresos por turismo para la Generalitat que obliga a informar a los intermediarios de arrendamientos turísticos. “Esta iniciativa permite perfeccionar el registro de viviendas y apartamentos turísticos en la Comunitat Valenciana. Mientras el Consell olvida presupuestar un solo euro para la lucha contra el intrusismo, el Gobierno adopta una medida contundente para combatirlo de verdad al aprobar cambios en la Ley General Tributaria. Ahora las plataformas digitales quedan obligadas por ley a informar tanto de los datos de los propietarios de los pisos o apartamentos como de quienes los gestionan”.

   Isabel Bonig ha indicado que “esta medida incrementará considerablemente los ingresos turísticos y debe enterrar definitivamente el debate y amenaza de la aplicación de la tasa turística que pretende implantar el Botànic y que es tan dañina para el sector. No podemos estar permanente en discusiones estériles como la tasa turística en un momento donde se vive una economía global y la competitividad es muy fuerte”.

   En este caso, la propuesta consiste en instar al Consell a que arbitre un mecanismo para que un tanto por ciento de esa importante cuantía que se obtendrá como consecuencia de las nuevas bolsas de apartamentos o viviendas turísticas sea destinado por Hacienda a Turismo. “Permitiría aprobar un sistema que garantizase un importante flujo de ingresos para cubrir las inversiones y las necesidades que genera sobre el territorio la propia actividad turística. En estos momentos hay 55.175 viviendas turísticas regladas en la Comunitat. Se estima que hay otras 50.000 que no cotizan. Eso produce un perjuicio brutal a la Comunitat Valenciana y genera un debate sobre los ingresos. Con la inspección y regularización se lanza un mensaje para que haya más altas y que se ingresen más de 70 millones de euros con el pago del IVA y del IRPF. Así desaparecería el debate de la tasa y el sector trabajaría perfectamente sin estar siempre con esa espada de Damocles”.  

Plan de renovación de infraestructuras

   Bonig también ha pedido a Puig a establecer un Plan de renovación de infraestructuras turísticas en colaboración público-privada con incentivos fiscales a empresas que lo lleven a cabo para renovar la planta hotelera obsoleta en muchos casos, renovar plazas, zonas públicas y paseos marítimos que son necesarios. Es necesario un plan de infraestructuras para hacer atractivo nuestro sector”. 

   A modo de conclusión, Bonig ha indicado que “son soluciones que no requieren mucho dinero pero son efectivas y repercutirían en el sector. Lo fácil es imponer un impuesto a quien cumple con sus obligaciones. Hay que encontrar instrumentos legales para que quien incumple la ley la cumpla y esta propuesta de reforzar la inspección externalizándola lo permitiría”. 

Compartir