El PPCV pide que sea Les Corts quien regule los órganos de gobierno de Turismo en lugar de Colomer

El PPCV pide que sea Les Corts quien regule los órganos de gobierno de Turismo en lugar de Colomer
Icono fecha
05-03-2018

·       Pastor: “no nos gusta que la nueva Ley de Turismo delegue en Colomer la redacción de los reglamentos que fijarán la composición, funcionamiento y organización de los órganos de la política turística”

·       El PPCV ha presentado enmiendas a la Ley de Turismo para corregir este despropósito y para solucionar otros problemas que el texto deja sin resolver

 

 

05. marzo. 2018.- El portavoz de Turismo del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts Valencianes, Fernando Pastor, ha denunciado que la nueva Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad delega en el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, la facultad de redactar todos los reglamentos que fijarán el funcionamiento y composición de los órganos de gobierno en materia de política turística.

 

   Para Pastor, “esta realidad dista mucho y choca frontalmente con la invitación a la participación y la colaboración de la que tanto presume Colomer, y confirma que la Ley de Turismo es un cheque en blanco para que el Consell de Ximo Puig decida unilateralmente quiénes y cómo decidirán la política turística de la Comunitat Valenciana”.

 

   En este sentido, son varios los órganos de gobierno cuya composición, organización y funcionamiento quedan aplazados a un reglamento futuro en la propia Ley: El Consejo Valenciano de Turismo, la Comisión Interdepardamental de Turismo, el Comité de Ética del Turismo, Turisme Comunitat Valenciana y el Comité Estratégico de Gestión.

 

   Por ello, el Grupo Popular ha presentado un paquete de enmiendas, que entre otras cuestiones, van dirigidas a corregir “este despropósito”. Para Pastor, “es poco serio y transparente redactar una Ley y dejar en la misma todas las decisiones importantes a la redacción de futuros reglamentos, y esto ocurre hasta en seis ocasiones”.

 

   En concreto, Fernando Pastor apunta que “estas cuestiones tan importantes como la composición, organización y funcionamiento de los órganos de gobierno de la política turística, deberían fijarse en la propia Ley para saber qué estamos aprobando, pero como no es así, pedimos que sean Les Corts y no Colomer quienes lo fijen”.

 

   Pastor ha añadido que “estas decisiones deberían adoptarse por Les Corts una vez oído el sector turístico, al que habría que dotar del mayor protagonismo posible. Sin embargo, nos consta que hay muchos actores o representantes del sector a los que nadie les ha consultado nada al respecto”.

 

Más problemas sin resolver

 

La fase de contactos que el PPCV ha mantenido con diferentes agentes del sector turístico ha puesto de manifiesto que la nueva Ley de Turismo deja muchos problemas sin resolver y genera alguno que no existía. La regulación de las viviendas turísticas y la inspección frente al intrusismo o el alojamiento ilegal son dos de las cuestiones más destacadas y sobre las que desde el PPCV también ha presentado enmiendas al texto legal.

 

   En el tema de las viviendas turísticas, Pastor afirma que la Ley “pretende equiparar el apartamento de toda la vida con un establecimiento turístico y esto es algo que podría acarrear muchos problemas de cara al futuro”. Por ello, el diputado popular sostiene que “si mantenemos en la Ley esta cuestión nos veremos en la obligación de solicitar una licencia de actividad para cada apartamento y esto puede poner en peligro un sistema de alojamiento turístico que representa el 50% de la oferta de la Comunitat Valenciana, así como 20.000 empleos directos e indirectos. No tiene pies ni cabeza y por lo tanto esa equiparación debe desaparecer”.

 

   Por otra parte, el gran problema de la inspección turística, la falta de inspectores, queda sin resolverse de un modo satisfactorio. Según  Pastor, “es ridículo contar con 10 inspectores para toda la Comunitat Valenciana y por eso pedimos a través de una enmienda que se externalice el servicio de inspección como una medida real para poder hacer frente a uno de los principales problemas que afecta al negocio turístico: el intrusismo”.

 

   El portavoz de Turismo del GPP ha querido insistir en esta línea “la oferta ilegal de alojamiento no se combate con bonitas palabras ni con diez inspectores, se combate con medios, y eso es lo que precisamente venimos pidiéndole a Colomer desde hace mucho tiempo”.

Compartir