Gascó: “Marzà ha pasado del decreto del chantaje lingüístico a la ley de la estafa lingüística”

Gascó: “Marzà ha pasado del decreto del chantaje lingüístico a la ley de la estafa lingüística”
Icono fecha
22-11-2017

• La Portavoz popular de Educación critica que el Consell “quiere impedir que la sociedad valenciana pueda recurrir la norma mientras se saltan todos los controles jurídicos pertinentes”
• “Marzà renunció a su decreto obligado por los tribunales pero no renuncia a los objetivos que pretendía: imponer el valenciano y controlar la educación para generar una sociedad a imagen y semejanza de Compromís”
• “Bajo el anuncio de una norma plurilingüe se esconde toda una obra de ingeniería social para imponer el ideario catalanista de Compromís”

22. noviembre. 2017.- La Portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts Valencianes, Beatriz Gascó, ha señalado que “hemos pasado del decreto del chantaje lingüístico a la ley de la estafa lingüística”.

   Así, Gascó ha señalado en el pleno para iniciar la nueva ley que regula y promueve el plurilingüismo en el sistema educativo valenciano que “los valencianos tienen que saber del sectarismo, la manipulación y el engaño que se esconde tras la Ley de la estafa lingüística. Bajo el anuncio de una norma plurilingüe –ha criticado-- se esconde toda una obra de ingeniería social para imponer el ideario catalanista de Compromís”.

    La portavoz ha recordado que la norma ya ha sufrido dos varapalos judiciales y ahora, ha añadido, “intentan a través del Legislativo impedir que la sociedad valenciana pueda recurrir la norma y, al mismo tiempo, saltarse todos los controles jurídicos pertinentes”.

   Según Gascó, “esta nueva ley presentada ahora es una chapuza y un auténtico bodrio. Marzà renunció a su decreto obligado por los tribunales pero no renuncia a los objetivos que pretendía, que es la imposición del valenciano y el control de la educación para generar una sociedad a imagen y semejanza de Compromís”.

   “La ley es sectaria porque prescinde por completo de las familias a las que se margina. No pueden arrebatarle a un padre su derecho a decidir. Se trata a todo el alumnado de forma homogénea”, ha señalado.

   Para Gascó “esta ley evidencia que Marzà quiere seguir adelante con su hoja de ruta catalanista y prueba de ello es que el punto de partida de esta estafa lingüística son las sentencias catalanas, cuando no tiene nada que ver la situación socio-lingüística de Ctalauña con la de la CV. En nuestro estatuto el valenciano es un derecho pero no una obligación, como en Cataluña. En realidad quieren imponer un modelo de enseñanza único con un ideario extraído del sistema catalán”.

  “La ley quiere imponer un modelo único, un modelo de pensamiento único, con una lengua única. Se van a cargar de un plumazo la enseñanza en castellano al imponer un modelo en el que más del 70% será en valenciano. Se va a producir un trasvase sin hacer ningún ruido, de espaldas a la sociedad valenciana”, ha señalado.

   “También es sectaria porque no reconoce la diversidad de nuestra tierra. Se fuman en pipa la Llei d’Us. Relegan a un segundo plano las características y circunstancias del alumnado. Pretende fijar las bases para cambiar la Llei dÚs e instaurar un modelo de enseñanza único. Entienden la diversidad queriendo que todo el mundo hable y se comporte de la misma manera, una diversidad donde todos seamos iguales. Es ridículo y sectario, todos cortados el mismo rasero. Dejen a la gente en paz. Respeten su libertad”.

   Beatriz Gascó ha continuado explicando que “la ley también es sectaria porque da prioridad al aleccionamiento identitario y no a la educación. El 10% de inglés en infantil y en el resto como máximo un 25%. El aprendizaje de inglés les importa poco, es una excusa para imponer un modelo único, adoctrinador, catalanista e ilegal, que da la espalda a las familias y que vulnera derechos fundamentales”.

   La diputado popular considera que “se ha presentado esta nueva propuesta lingüística en Les Corts por el fracaso de Marzà ante las denuncias de la sociedad valenciana y buena parte de la comunidad educativa. El debate no es lingüístico, es un debate sobre derechos y libertades. Quieren imponer la misma hoja de ruta que en Cataluña y no se lo vamos a consentir. En realidad son un peligro para la sociedad valenciana porque anteponen su ideología sobre todo. Manejan muy bien lo del imaginario colectivo pero que se da de bruces cuando tiene que gestionar la realidad”.

   Beatriz Gascó ha afirmado que “esta es una ley sectaria porque una vez más elabora una norma ilegal que incumple el artículo 14 de la Constitución, porque infringe el principio de igualdad jurídica, vulnera el artículo 27.1, porque vulnera la libertad de enseñanza, vulnera la disposición adicional 38 de la ley Orgánica 2/2006 del 2 de mayo de Educación en la que se indica que las lenguas, no pueden ser fuente de discriminación en el ejercicio del derecho de la educación y también  infringe la Lley d’Us d’Ensenyament”.

   Por último ha advertido que “desde el PP hemos avisado que defenderemos la legalidad y los intereses de los valencianos las veces que hagan falta para impedir que la radicalidad y el catalanismo se apoderen de las aulas valencianas y las consecuencias de llevar la política a las aulas las caben pagando nuestros niños”.

Compartir